Infraestructura gasista en el Puerto de Barcelona. FOTO: GNF.Infraestructura gasista en el Puerto de Barcelona. FOTO: GNF.

El gas de la Cosa Nostra

Última semana de mayo de 2014. Las portadas nacionales se hacían eco de la décima Copa de Europa del Real Madrid y la irrupción de Podemos en el Parlamento Europeo, pasando por alto que el tribunal de Palermo (Sicilia, sur de Italia) había intervenido tres filiales de GNF debido a su relación con varias operaciones y nombres de la mafia. Las ediciones digitales de los principales diarios del país –el tema no trascendió en la prensa en papel– fueron unánimes en reproducir los teletipos de las agencias EFE y Europa Press, que subrayaban que se trataba de una “medida preventiva” y destacaban el “total interés” de la multinacional en colaborar con la justicia italiana, sin profundizar en detalles sobre lo ocurrido.

Varias incógnitas penden aún sobre este episodio, cuya historia se remonta al 13 de enero de 2004. En esa fecha GNF adquirió por 115 millones de euros –104 millones, según documentos judiciales– el grupo Gas Spa, propiedad del Grupo Lapis y del Grupo Brancato, la gasista que controlaba el mercado siciliano de manera casi exclusiva, a pesar de que su valor de mercado rondaba los 500 millones de euros.

Brancato fue creado y consolidado por Enzo Brancato, conocido como “el rey del gas”, un político y funcionario de peso en Democracia Cristiana, el partido que durante más tiempo gobernó Italia hasta que a mediados de los años 90 los casos de corrupción lo llevaron a la disolución. Tras la compra, GNF obtuvo el certificado antimafia obligatorio.

Aquella adquisición fue el primer paso simbólico de la compañía catalana en su expansión hacia Europa y el Mediterráneo. Poco después de la operación, GNF ya hacía negocio en 73 municipios sicilianos y en tres de la región de Abruzzo. Pero en 2013 la policía fiscal de Palermo incautó 48 millones de euros a los herederos de Enzo Brancato en el marco de una investigación sobre Gas Spa tal y como publicó en su momento el periódico Diagonal.

Un año después, la policía italiana desveló que estas filiales de GNF dieron “facilidades a empresarios ya involucrados en investigaciones de policía judicial y medidas antimafia”, permitiendo que “empresas consideradas cercanas al mundo criminal” pudieran “neutralizar las medidas cautelares y seguir consolidando su expansión” en el sector del metano, ahora en manos de GNF.

Las revelaciones de la policía italiana no se detienen ahí, pues aseguró haber encontrado “ingentes recursos invertidos en un negocio que se ha desarrollado de repente gracias a la protección de la Cosa Nostra y a apoyos políticos (…) llegando a obtener 72 concesiones en municipios de Sicilia y de Abruzzo cuyas obras han sido subcontratadas a empresas ligadas directamente al crimen organizado”. También se supo que, tras cerrar el acuerdo con GNF, dos hijas de Enzo Brancato viajaron varias veces hasta Tarragona, donde desaparece el rastro de 11 millones de euros y fundaron una empresa inmobiliaria (Soproac XXI).

Monia Brancato, una de las hijas, permaneció al frente de Gas Natural Rigassificazione hasta dos años después de que fuera comprada por GNF. La multinacional no admitió ni negó dicha continuidad al ser cuestionada por los periodistas de Anuari Mèdia y Crític. Monia Brancato también fue administradora de Soproac y pareja de Juli Quintas, empresario y abogado de origen catalán que fue delegado de la gasista en Italia y ocupó otros cargos hasta 2013.

El 23 mayo de 2014, el juez de Palermo Dario Scaletta dio la orden de intervenir tres filiales del grupo Gas Spa (Gas Natural Italia Spa, Gas Natural Distribuzione Italia Spa y Gas Natural Vendita Italia Spa), propiedad de la gasista catalana. En Italia, cuando la relación entre una empresa y la mafia está totalmente comprobada, normalmente se procede a la confiscación, explica a La Marea un analista financiero italiano. Pero en este caso, todo quedó en una intervención temporal.

En junio de 2015, el juez decidió devolver la gestión de las tres filiales a GNF, aunque estarán bajo lupa judicial hasta mediados 2018 y deberán notificar cualquier transacción superior a 150.000 euros. Mientras, las autoridades italianas aún tratan de esclarecer las dudas que pesan sobre este episodio, como el supuesto blanqueo de capitales de la Cosa Nostra que GNF habría facilitado en 2004. Giovanna Livreri, antigua abogada de Gas Spa, admitió que había “una parte del patrimonio derivado de la venta de Gas Spa todavía desconocida”.

En febrero de 2017, el diario Expansión informó que GNF había contratado a la firma financiera Rothschild para estudiar la venta de sus activos en Italia por un valor aproximado de 700 millones de euros. Hasta la fecha (abril de 2017), ni un solo medio de tirada nacional ha vuelto a hablar de los problemas de GNF con la Cosa Nostra.

Actualización (05/10/2017):

El tres de octubre, el consejo de administración de Gas Natural Fenosa autorizó la venta de su negocio en Italia a las empresas 2i Rete Gas, filial de F2i (participada por el fondo Ardian), y Edison, filial de la francesa EDF, por aproximadamente 1.000 millones de euros.

Índice completo del dossier #YoIbextigo sobre Gas Natural Fenosa aquí.

Donación a La Marea

CONTINUAR LEYENDO

MÁS ARTÍCULOS DE Internacional

GNF es una de las empresas del Ibex 35 con mayor proyección internacional. Está presente en 37 países de los cinco continentes y es líder en el negocio gasista en la cuenca mediterránea y atlántica, aunque en la pestaña “Presencia… Leer más

Seis países de África cuentan con operaciones de GNF: Argelia, Marruecos, Egipto, Nigeria, Sudáfrica y Angola. Al igual que hace la mayoría de las transnacionales de los países industrializados, la labor de GNF en África se concentra en la obtención… Leer más

Argelia es una pieza imprescindible en el negocio de Gas Natural Fenosa desde que la empresa catalana inició sus compras de gas argelino en 1965 –con un paréntesis iniciado en 1973–, cuando el entonces presidente de Catalana de Gas, Pere… Leer más

El salto de GNF a Europa llegó en 2002, cuando la compañía –entonces se llamaba Grupo Gas Natural– entró en el mercado italiano. Fue un cambio cualitativo, aunque por entonces ya operaba en Portugal y Moldavia, donde puso de directora… Leer más

Actualmente GNF está presente en 11 mercados latinoamericanos (incluido Puerto Rico), que representan casi el 50% de sus ingresos totales. Colombia es ahora la nación más difícil del portfolio latinoamericano de GNF, mientras que sus prioridades estratégicas para el periodo… Leer más

Por Pedro Ramiro y Erika González * En 2016, solo en el municipio caribeño de Barranquilla, se produjeron 142 acciones de protesta contra Gas Natural Fenosa. Pero la historia de esta multinacional en Colombia, jalonada por dos décadas de movilizaciones… Leer más

El objetivo prioritario de GNF en Asia es abrirse mercado en India, un país con 1.200 millones de habitantes con un poder adquisitivo en auge. Se trata de una de las economías con mayor tasa de crecimiento del mundo (7,6%… Leer más

Rusia forma parte de la Organización Mundial del Comercio desde 2012, pero la mayor parte de sus grandes compañías no desglosa sus informaciones financieras, lo que dificulta la investigación periodística. Un año antes del matrimonio con Unión Fenosa, en 2008,… Leer más

josé bautista

josé bautistaRedactor de economía e internacional, centrado en el proyecto YoIbextigo.

Una respuesta a “El gas de la Cosa Nostra”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *