Central de Cangas de Narcea (Asturias), propiedad de GNF.Central de Cangas de Narcea (Asturias), propiedad de GNF.

La cara ‘ecofriendly’ de GNF

“Desde hace años, Gas Natural Fenosa viene desarrollando un papel muy activo en la acción contra el cambio climático”. En frases similares acompañadas de fotografías de patos en exóticas lagunas o niños africanos que ríen mientras escriben, la compañía expresa su preocupación por la biodiversidad y otras formas de “capital natural”, y explica que además de respetar la ley, toma “medidas adicionales de carácter voluntario” para proteger el medio ambiente. Trata de demostrar este compromiso haciendo gala de un amplio número de galardones, como el de Carbon Disclosure Project, que situó a GNF en una posición líder entre 2011 y 2014, o el famoso Dow Jones Sustainability Index, que le da 100 puntos sobre 100 a su estrategia climática.

Hay dos inquietudes de GNF a corto plazo que destacan entre las demás: los precios fijados por la Unión Europea a las emisiones de dióxido de carbono y, sobre todo, el coste social de ser una empresa contaminante.

Google da cuenta de esa preocupación. Al introducir en el buscador los términos “Gas Natural Fenosa medio ambiente”, los 43 primeros resultados llevan a enlaces de la propia empresa o de organizaciones afines como la patronal eléctrica, Unesa. Entre los resultados aparecen también algunos artículos de prensa, patrocinados y contenidos propios, sobre actividades de GNF relacionadas con el respeto a la naturaleza o las famosas listas que cada año organizan revistas de negocios como Fortune y Forbes, en las que la energética aparece muy bien posicionada a pesar de la evolución de sus emisiones contaminantes.

El resultado 44 en el buscador de Google aparece como un intruso en medio de las decenas de páginas que ensalzan el  compromiso de GNF con la madre tierra. Se trata de un post de Greenpeace que habla de una protesta simbólica de varios activistas de esta ong en contra del macroproyecto de GNF en el  Parque Nacional de Doñana, catalogado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad desde 1994.

La empresa presume de participar en distintos programas para reducir su huella ecológica de manera directa y a través de su Fundación. Una de esas iniciativas se llama Business  Leadership Criteria on Carbon Pricing, y consiste en fijar simbólicamente precios altos a sus propias emisiones de carbono para así restar ventaja a las inversiones contaminantes que discuten sus ejecutivos. Otra es la plataforma Caring for Climate; incluso firma iniciativas de WWF –no por ello esta organización deja de denunciar sus proyectos en Doñana y otros ecosistemas sensibles- y también de Naciones Unidas, como los Objetivos Basados en la Ciencia.

Otras iniciativas contra el cambio climático en las que GNF está presente son: iniciativa “Un Millón por el Clima” del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España, la Cumbre del Clima de París, el Clúster de Cambio Climático de Forética, el Grupo español de Crecimiento Verde y el Convenio con Smithsonian Tropical Research Institute de Panamá, entre otros.

Actualización (05/10/2017):

A finales de septiembre, Gas Natural Fenosa logró tumbar la cláusula del concurso eléctrico del Ayuntamiento de Madrid que favorecía la contratación de eléctricas que venden energía procedente de fuentes renovables y libres de emisiones de CO2. La compañía aseguró que es una cláusula “diabólica” y, después de que la Justicia aceptara el recurso de la gasista, el Consistorio de la capital decidió retrasar el concurso para el nuevo contrato de suministro eléctrico.

Índice completo del dossier #YoIbextigo sobre Gas Natural Fenosa aquí.
Donación a La Marea

CONTINUAR LEYENDO

MÁS ARTÍCULOS DE Medio ambiente

Gas Natural Fenosa detalla su visión sobre la política de medio ambiente en un documento de 130 páginas con un diseño sofisticado que se titula Hacia una empresa baja en carbono. Tras unas primeras 20 páginas de comparativa científica y… Leer más

En 2016 Gas Natural Fenosa era propietaria, arrendadora o gestora de 60.358 hectáreas adyacentes o dentro de zonas de especial protección para aves, espacios naturales protegidos, humedales dentro del Convenio Ramsar, reservas naturales, reservas permanentes de caza, sitios de interés… Leer más

josé bautista

josé bautista

Redactor de economía e internacional, centrado en el proyecto YoIbextigo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *