Hotel Meliá en la capital de Cuba. Foto: EFE.Hotel Meliá en la capital de Cuba. Foto: EFE.

Franquismo y Hoteles Meliá: desarrollismo, sol y playa

Dice el tópico que los habitantes de Mallorca son, por lo general, gente poco habladora, desconfiada, seria y de carácter cerrado. Algo de esto hay, en cierto modo, en los propietarios de Meliá Hotels International, la única empresa turística de España que cotiza en el Ibex 35. La discreción es uno de los signos de identidad de la familia Escarrer, propietaria de esta gran cadena hotelera cuyo origen se remonta a la posguerra. En la década de los 40, el empresario valenciano José Meliá Sinisterra creó una agencia de viajes que fue el germen de un negocio multimillonario. A través de su agencia, Meliá Sinisterra contribuyó a atraer turismo extranjero a la vez que estimulaba la demanda nacional, sobre todo, con su gran invento: el viaje de bodas a Mallorca. Como complemento a su turoperador, el valenciano desarrolló la idea de crear una cadena de hoteles, e inauguró su primer establecimiento en Mallorca en 1955. El impulso definitivo llegó de la mano del dictador Francisco Franco, cuyo gobierno tecnócrata lanzó, en 1959, el Plan de Estabilización.

Esta iniciativa supuso la apertura de España, hasta entonces un país aislado y autárquico, a la industria turística y a los mercados internacionales. Y Meliá Sinisterra se encontraba bien posicionado. No solo contaba con su agencia, Viajes Meliá, y su incipiente red de hoteles. El empresario era “habitual del círculo íntimo de Franco“, sostiene el periodista Mariano Sánchez Soler. A finales de la década de los 60 y principios de los 70, las autoridades municipales de Alicante aprobaron una operación urbanística que permitió la construcción del Aparthotel Meliá, situado entre la zona portuaria y la playa del Postiguet. “Toda una lección de cómo se puede privatizar y arrebatar a la ciudad una de sus más emblemáticas fachadas marítimas, cambiando leyes, torciendo voluntades y prevaricando en un tiempo en que semejante palabra sonaba a ciencia ficción”, añade Sánchez Soler en un texto publicado hace algunos años en el diario El País.

Pero los tentáculos de Meliá no se quedaron en España, sino que amplió su negocio a otras partes del mundo y abrió hoteles en Venezuela, México, Puerto Rico o Canadá. Ya en los años 60, la compañía facturaba 90.000 millones de pesetas de la época y contaba con cerca de 6.000 trabajadores, según desgrana Eugenio Torres en su libro Cien empresarios madrileños (LID Editorial).

La crisis del petróleo

Con el cambio de década llegó la crisis  del petróleo en 1973, un envite demasiado extremo para la gran empresa formada por Meliá. La actividad inmobiliaria del grupo se vio afectada y la dependencia de la red de hoteles de esta división provocó el endeudamiento con el Banco Coca, absorbido a posteriori por Banesto. Finalmente, esta entidad bancaria se hizo con el control de Meliá en 1978.

Tras la venta al italiano Giancarlo Paretti, en 1987, el hotelero mallorquín Gabriel Escarrer tomó las riendas de la empresa y creó el grupo Sol Meliá. Escarrer había iniciado su actividad en 1956 con el Hotel Altair, en Mallorca, creando su propia red de establecimientos. Una de sus operaciones más importantes fue la compra de 32 hoteles de la cadena Hotasa, propiedad de la familia Ruiz-Mateos.

Con Escarrer, Sol Meliá vivió una etapa de internacionalización. La cadena se expandió por Latinoamérica, el sureste asiático y otros países europeos. Lo cierto es que Gabriel Escarrer, una de las mayores fortunas de España, nunca ha descuidado sus intereses y siempre ha sabido relacionarse con sectores estratégicos para el turismo. Amigo del rey Juan Carlos I y muy próximo durante años al expresidente balear Jaume Matas, condenado por el caso Nóos, en el Consejo de Administración de su multinacional se sienta, entre otros, Francisco Javier Campo García. Este consejero preside la Asociación Española de Gran Consumo (AECOC) y también pertenece al Consejo de Administración de Bankia. Hasta hace algunos años, Escarrer también contó en su consejo con Amparo Moraleda, expresidenta de IBM para España, Portugal, Grecia, Israel y Turquía.

Donación a La Marea

CONTINUAR LEYENDO

Lucía Erice


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *