Iberia, COP25, COP 25Iberia anunciándose en la COP25 de Madrid. EDUARDO ROBAINA

Iberia o contaminar a golpe de talonario

“Nuestro compromiso: cero emisiones netas para 2050”. El lema podría ser de cualquier empresa que se anuncia en la Cumbre del Clima de Madrid, la COP25. Stands, grandes carteles, pantallas gigantes por las que desfilan logotipos de marcas, photocalls, lo vagones del metro forrados de publicidad… Cuesta distinguir la COP25 de algunas de las múltiples ferias que se celebran en IFEMA a lo largo del año. 

Viendo a Endesa, Iberdrola o Acciona entre las principales empresas patrocinadoras, hay quien podría pensar que estamos en una feria de la energía. O en un evento financiero con Santander, BBVA y Banco Sabadell como cabezas de cartel.

El lema del principio, en concreto, pertenece a la aerolínea española Iberia, Patrocinador Plata de la Cumbre del Clima que, como la mayoría de las compañías, ha decidido lanzar sus mensajes en futuro. Reduciremos, haremos, seremos. Iberia pertenece a International Airlines Group (IAG), un holding formado tras la fusión de Iberia LAE y British Airways en 2011 que dio lugar a la tercera aerolínea más grande de Europa y provocó el desplazamiento de más de 100 millones de personas al año.

En esta ocasión, la multinacional promete “cero emisiones netas para 2050”, un objetivo que en realidad ha sido marcado por su matriz IAG. “Este plan lo que dice es que van a apostar por la eficiencia, renovando la flota de aviones, por ejemplo. Lo que pasa es que si se duplica o se triplica el número de vuelos, la eficiencia no será suficiente no ya para reducir emisiones sino para no aumentarlas”, explica Nuria Blázquez, responsable de Transporte en Ecologistas en Acción.

De una forma muy similar se expresa Andrew Murphy, responsable de aviación en la Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente (T&E): «El cero neto para 2050 es justo donde debemos llegar a más tardar. Por lo tanto, esto es bienvenido. Sin embargo, IAG ha dicho que llegará allí mediante el uso de compensaciones, y esto es algo que no funcionará. Todos los sectores deben reducir las emisiones a cero, y eso incluye a las aerolíneas. Para 2050, necesitamos cero emisiones en todo el mundo, por lo que no habrá lugar para que una aerolínea compre reducciones de emisiones en otros lugares», explica en declaraciones a La Marea. A pesar de ello, el experto no culpa únicamente a las aerolíneas: «El problema no es lo que las aerolíneas hacen (¡o no hacen!), es lo que los gobiernos no han podido hacer. Han dejado al sector libre de impuestos y sus emisiones no reguladas, y eso tiene que terminar».

El holding ha establecido una reducción progresiva de sus emisiones comenzando con un 10% menos en 2025 y un 20% en 2030. Como bien señala la experta, la compañía apuesta por la renovación de la flota, la reducción del peso y de los residuos a bordo, la utilización de energías renovables, etcétera. Así, en 30 años, la compañía asegura que podría alcanzar las cero emisiones netas. Unas fechas aparentemente alejadas para una compañía que cerró el año 2018 con un beneficio de casi 2.900 millones de euros, un 44,2% más respecto al ejercicio anterior.

Las aerolíneas se han convertido en el centro de las miradas climáticas después de que por primera vez en la historia, una compañía aérea se colase entre las 10 empresas más contaminantes de Europa. Fue el caso de Ryanair, que en 2018 declaró la emisión de 9,9 millones de toneladas de gases de efecto invernadero. “Ryanair es el nuevo carbón”, declaró Andrew Murphy cuando se conocieron los datos, quien también en ese momento volvió a asegurar que el sector de la aviación estaba poco regulado y debía pagar más impuestos.

Iberia, por su parte, ha aumentado las emisiones directas de gases de efecto invernadero tanto en 2017 como en 2018, pasando de 5,44 millones de toneladas de CO2 en 2016, a 5,49 mt en 2017 y a 5,90 mt el pasado año (sumando las emisiones de Iberia y su línea de bajo coste Iberia Express). Según explica la compañía en su último informe anual, “el incremento de emisiones directas en el año 2018 se debe al aumento de las operaciones de vuelos y del número de aeronaves”. También se incrementaron emisiones indirectas en tierra de alcance 2 y 3, como consecuencia “del mayor consumo de energía eléctrica y el mix energético español” y del “aumento de la plantilla”.

En el caso de IAG, las emisiones directas asociadas con los vuelos también han crecido año tras año, aunque, según aseguran en su informe anual, lo han hecho “a un ritmo menor que la actividad de las aerolíneas”. Sin embargo, lo cierto es que desde 2014 a 2018, la compañía ha pasado de emitir 25,22 millones de toneladas de CO2 a casi 30 millones de toneladas. El holding asegura que contribuyó con una reducción aproximada de 3 millones de toneladas de emisiones de carbono al cumplir con el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea (RCDE UE): «[Esto] situó nuestras emisiones netas de CO2 en unos 27 millones de toneladas (cifra provisional pendiente de verificación por parte del RCDE UE)”.

Según explica Blázquez, los planes de alcanzar las emisiones netas de CO2 lo único que establece es que las compañías compensarán esas emisiones mediante tasas económicas. “Pero esto no sirve porque lo que deben hacer es reducir el número de emisiones. Pagando tasas lo único que consiguen es que sus pasajeros laven su conciencia”, explica la responsable de Transporte de Ecologistas, quien asegura que lleva unas semanas persiguiendo a diferentes responsables de la industria de la aviación para invitarles a un evento organizado durante la COP 25 sin obtener respuesta. “Esto ya dice mucho de la diferencia entre lo que venden y lo que hacen. Se defienden bien en la publicidad pero si lo que dijesen fuese creíble, ¿por qué no iban a venir?”, se pregunta.

En el mismo informe anual de IAG, el holding asegura que el consumo de electricidad renovable por parte de compañías como Iberia o Vueling había sido del 0%, mientras que otras compañías del grupo como Aer Lingus o British Airways habían consumido un 52% y 61%, respectivamente.

Según el informe La responsabilidad social corporativa en las memorias anuales de las empresas del IBEX 35, realizado por el Observatorio de Responsabilidad Corporativa en el ejercicio 2017, IAG es la segunda empresa que menor puntuación obtiene en el plano medioambiental, solo por delante de Amadeus. «La única prueba de las credenciales climáticas de una aerolínea es si presionan a favor o en contra de medidas climáticas ambiciosas. IAG debería apoyar la iniciativa de la nueva Comisión Europea de gravar el combustible para aviones, que en la actualidad permanece completamente libre de impuestos en Europa», ha explicado Andrew Murphy.

En la actualidad, la industria de la aviación emite casi 900 millones de toneladas de CO2 al año, lo que vendría a suponer aproximadamente un 2% del total en el mundo. El 65% de estas emisiones las provocan los vuelos internacionales. Si la tendencia de crecimiento se mantienen al como ahora, al 5%, la industria consumiría una cuarte parte del presupuesto de carbono disponible para contener el aumento de la temperatura del planeta por debajo de 1,5ºC.

La aerolínea no ha respondido a las preguntas enviadas por este medio.

CONTINUAR LEYENDO

¿Crees que este artículo se podría publicar sin…

la independencia que nos da ser un medio financiado por personas críticas como tú? En lamarea.com no dependemos de anuncios del Ibex35, ni de publirreportajes encubiertos. No es fácil, pero desde 2012 estamos demostrando que es posible.

Lamarea.com está editada por una cooperativa que apuesta por el periodismo de investigación, análisis y cultura. Y que cuenta con una #AgendaPropia. Llevamos años hablando de otro modo de la crisis climática, de feminismo, de memoria histórica, de economía, del auge del neofascismo… Podemos hacerlo porque miles de personas se han suscrito a nuestra revista o avalan nuestros proyectos. Ahora puedes unirte a esta comunidad.

Haz una donación

Dani Dominguez

Dani DominguezCoordinador de #yoIBEXtigo. Graduado en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y máster en Comunicación Política. Con la lupa puesta sobre las grandes empresas. Músico y extremeño.

Una respuesta a «Iberia o contaminar a golpe de talonario»

  1. No volveré a una tienda donde no tratan con respeto a los clientes, te intentan convencer para que compres productos mucho más caros de lo que tú querías, cuando al ver el precio pides tu primera opción, responde “ya me lo imaginaba”…. Que se imaginaba el señor dependiente? Que no lo podía comprar? O tal vez que no me había podido engañar vendiéndome otro producto 12€ más caro de lo que yo pensaba gastar?
    En una tienda llevada por gente que te intenta dejar en ridículo si no gastas el dinero que ellos quieren no volvería a entrar aunque me pagaran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.