Florentino Pérez; Esperanza AguirreInicio de las obras de prolongación de la línea 11 de metro al barrio de la Fortuna, en 2008. En la foto, Rafael Pérez-Montoya, alcalde de Leganés, Esperanza Aguirre, Manuel Lamela y Florentino Pérez. PP MADRID / CC BY 2.0

Florentino Pérez, el constructor VIP (2)

Un trabajo de José Bautista para Grupo Caso Castor y La Marea

OCP, embrión de lo que hoy es ACS, era la octava contratista pública de España en 1994. Dos años después, con la llegada del presidente conservador Aznar y el ministro Arias-Salgado, escaló al tercer puesto. En 1999, la compañía presidida por Florentino Pérez se convirtió en la principal receptora de contratos públicos (a menudo tramitados por vía urgente y sin concurso) de la emergente economía española. Ya por aquel entonces, España destacaba en Europa por generar siete de cada 10 concesiones públicas, según Public Works Financing. En 2016, ACS se convirtió en la primera contratista de obras públicas a nivel internacional. En la actualidad, la multinacional constructora de Florentino Pérez tiene en plantilla a más de 200.000 personas, sin contar al personal contratado por sus subcontratas.

La entrada de Pérez en el club de los constructores VIP se materializó el día que los grandes empresarios del sector en España le pusieron silla y cubierto en la llamada “mesa de contratación”, que es como denominaban al lobby no registrado de los jefazos del ladrillo y el hormigón que periódicamente quedaban para comer, cenar, repartos de contratos públicos o establecer estrategias de presión desde un reservado de exclusivos restaurantes madrileños como Zalacaín o Jockey. Para entonces, Florentino Pérez acumulaba sobrada experiencia y una trayectoria brillante: partió prácticamente de cero y con el tiempo logró hacerse con el control de Cobra, OCP, Auxini, Dragados, Unión Fenosa, el coloso alemán Hochtief, Abertis…

El primer escándalo que estalló en manos de Florentino Pérez llegó en los años 90, coincidiendo con la ola de privatizaciones y grandes obras de Felipe González. La Justicia descubrió que Ocisa pagaba sobornos a altos cargos del PSOE andaluz a cambio de contratos públicos, como el tramo de carretera Las Pedrizas-Salinas. Pronto se supo que, además de la empresa de Florentino Pérez, también había otras compañías de la “mesa de contratación” involucradas en la trama, entre ellas Ferrovial y Construcciones y Contratas. Pérez no dudó en sacrificar al empresario Jesús Roa, uno de sus más fieles allegados y viejo socio, para establecer un cortafuegos. Roa asumió la culpa, dimitió y cedió su cargo a Florentino Pérez, que se erigió adalid contra la corrupción afirmando que “las empresas no son corruptas, corruptas son las personas”. De aquella época destaca otro hito: la fusión de Ocisa y Pradós, que dio lugar a OCP, embrión del coloso que hoy es ACS. 

En 1996, el PP accedió por primera vez al poder en España. Un año después, se constituía ACS, tras la fusión de OCP, Ginés, Invesan y Vesan. Florentino Pérez pronunció entonces una frase premonitoria de la fiebre del ladrillo que se avecinaba: «Antes vendíamos 1.000 millones (de pesetas) al año, y hoy, mil millones al día». Con el paso de los años, la Fundación ACS (el brazo caritativo de ACS) se convertiría en una de las principales patrocinadoras de FAES, la fundación de estudios del PP que dirige el expresidente Aznar.

En 2003, ACS se hizo con el control del gigante constructor Dragados (el pez pequeño se comió al grande). En aquella época el Gobierno estatal y varias administraciones regionales de signo conservador le adjudicaron algunas de las principales obras de España: la autopista que rodea Madrid, varias autopistas privadas, la conexión suburbana del Aeropuerto de Madrid, la renovación de los museos del Prado y el Reina Sofía, trenes de alta velocidad, el metro de Valencia, la Ciudad de las Artes y las Ciencias…

Los negocios del constructor empezaron un proceso de diversificación hacia sectores también vinculados con lo público, como la recogida de basuras, el tratamiento de residuos, la energía, la minería, el transporte o los servicios auxiliares y sociosanitarios, desde la gestión de aparcamientos públicos hasta la limpieza de hospitales, pasando por el lucrativo negocio de las escuelas infantiles, los centros de migrantes, las residencias de ancianos e incluso varias comisarías de policía. Recientemente, a mediados de 2018, Florentino Pérez vendió 11 comisarías de los Mossos d’Esquadra (policía catalana) al fondo británico RiverRock. 

El empresario galáctico

El salto al estrellato de Florentino Pérez se consolidó a partir del año 2000, con su llegada a la presidencia del Real Madrid. El constructor, aficionado al fútbol y fan del equipo madridista, llevaba años aspirando al puesto. Uno de los éxitos más sonados para la imagen del constructor llegó al año siguiente: el de los cuatro rascacielos que coronan el cielo de Madrid llevan su firma. Antes se situaba allí la Ciudad Deportiva del Madrid, que usaba esos terrenos cedidos por el Ayuntamiento décadas atrás con la condición de que tuvieran un uso deportivo. En 2001, la alcaldía, regentada por el PP, pero también todos los partidos políticos -incluido Izquierda Unida-  autorizaron a Florentino Pérez a trasladar la sede deportiva y edificar esas parcelas. Solo se opuso una concejala del PSOE, Matilde Fernández, quien denunció vetos en distintos medios de comunicación a partir de ese momento.

Nada más convertirse en presidente del Real Madrid, Florentino Pérez nombró directivos del club a varios altos cargos del Ministerio de Fomento bajo control del partido conservador con el que tanta actividad había desarrollado. Precisamente, al dejar el cargo el ex ministro Arias-Salgado, este se convirtió en presidente no ejecutivo de Carrefour España, cuyo primer accionista era el Grupo March, también primer accionista de ACS.

En 2001, en los albores del periodo en que España construía más que Italia, Alemania, Reino Unido y Francia juntas, ACS acaparaba el 21,3% de todas las obras adjudicadas por Fomento. Hasta el día de hoy, ha pasado relativamente desapercibida la contribución de Florentino Pérez y sus negocios en la crisis inmobiliaria que estalló pocos años después, así como el hecho de que ACS fuera la empresa con mayor presencia en paraísos fiscales en el fatídico año 2008. Por entonces, los medios prestaban más atención a los grandes fichajes futbolísticos, como Beckham, Zidane, Figo y Ronaldo.

Florentino Pérez; Cristina Cifuentes
Vista del Real Madrid Baloncesto a la ex presidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes, tras convertirse en Campeón de la Copa del Rey en 2017. CRISTINA CIFUENTES / CC BY 2.0

Florentino Pérez llegó al Real Madrid comprometido a enderezar las cuentas del club. Lo logró a través de una estrategia centrada en grandes fichajes, tanto que fueron conocidos popularmente como “galácticos” y mucho márketing. También logró prodigios con la contabilidad. Una de sus controvertidas operaciones financieras llevó a las autoridades a sancionar a Deloitte, responsable de auditar al club, aunque después, en 2006, la Audiencia Nacional revocó la multa alegando «dificultad interpretativa» para dirimir si la contabilidad del club fue negligente. Y en 2018 el Ministerio de Economía multó a esta compañía por infracciones graves en su auditoría de las cuentas de ACS. La sanción queda lejos de los ingresos de la auditora: 267.000 euros frente a 98,3 millones de euros

En 2015, la revista europea Politico señala a Florentino Pérez como «uno de los 12 hombres que arruinó el fútbol» por su forma de priorizar el negocio futbolístico frente al espíritu deportivo. El empresario y su equipo directivo firmaron ante notario que no usarían el Real Madrid para lucrarse, pero desde la llegada del constructor a la cúspide del club los viajes y actos deportivos han coincidido con exitosas operaciones para sus empresas, sobre todo para ACS, Dragados y Cobra. Gracias a sus viajes con el club blanco, Pérez ha podido acceder a varias petromonarquías del Golfo, países asiáticos como China (durante un tour del equipo, ACS consiguió el contrato de tratamiento de basuras de Pekín), Japón y Tailandia. Más recientemente, el Real Madrid también le ha llevado hasta Australia y, sobre todo, América Latina.

“Emprendedor de codicia sin límites”. Florentino Pérez tuvo que oír que Maria Sirvent, la diputada de la CUP -formación catalana independentista de izquierdas-, le definiera de ese modo durante su comparecencia, en junio de 2019, ante la comisión del Parlamento de Cataluña que investiga las posibles irregularidades del proyecto Castor. Este almacén de gas submarino es uno de los proyectos más controvertidos de su empresa, ACS.

“Yo no he intervenido en nada”, había declarado poco antes el máximo responsable de ACS, quien dijo lamentar que el caso Castor “se haya politizado un poco”. El rifirrafe con la diputada catalana que osó interrumpir su intervención -algo tan inusual como que el empresario tenga que rendir cuentas por sus acciones- acabó con la invitación de Florentino Pérez a Maria Sirvent al palco del Santiago Bernabéu, el estadio del Real Madrid. De nuevo, se confundían las facetas del presidente de ACS y el de uno de los clubes de fútbol más importantes del mundo. Florentino en estado puro.

Florentino Pérez; Manuela Carmena
La ex alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena junto al presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, en la presentación del proyecto Nuevo Santiago Bernabéu. DIARIO DE MADRID / CC BY 4.0

El caso del fallido proyecto Castor se ha convertido en un símbolo del despilfarro y de la connivencia entre los poderes político y económico que acaba pagando la ciudadanía. Al mismo tiempo, es un gran ejemplo de la forma de proceder de este empresario a lo largo de su carrera.


Castor, el proyecto fallido que describe a Florentino

El proyecto de este almacén de gas submarino, situado en aguas de Castellón, fue aprobado por el gobierno socialdemócrata de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE) en 2008. Sus primeras operaciones empezaron en 2012, sin tomar en cuenta los informes independientes que ponían en duda su utilidad y alertaban de los riesgos que conllevaría.Después de que en varios pueblos cercanos al almacén registraran en torno a mil seísmos, las autoridades españolas ordenaron paralizar su construcción definitivamente en 2014. El proyecto generó una deuda de 1.350 millones, 2.420 si se incluyen los intereses. Pero Florentino Pérez pudo cobrar todo, incluida una indemnización por extinción de la concesión que incluía el ‘caso de dolo o negligencia’. Ahora, varios bancos que financiaron la costosa indemnización (Santander, Caixabank y Bankia) reclaman a Enagás (o sea al Estado) que ese dinero lo paguen los ciudadanos a través de la factura del gas; 1.350 millones que se pagaron a ACS por un proyecto que nunca funcionó ni funcionará.

A pesar de su gran envergadura, el almacén Castor fue adjudicado sin concurso público a Escal UGS, una de las más de 1.200 empresas bajo control de la multinacional ACS. La exministra del PSOE Magdalena Álvarez, quien también fue vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI), llegó a modificar los límites marítimos de Cataluña y la Comunidad Valenciana (dos de las regiones más importantes del Estado español) para facilitar el proyecto. Se trata de un ejemplo de lo que César Molina denomina “capitalismo castizo”, en otras palabras, el que se practica entre los grandes empresarios españoles y el poder político.

Durante su carrera, Florentino Pérez, especializado en grandes obras públicas, ha tomado numerosas decisiones que, en otro caso, serían consideradas de alto riesgo. El proyecto Castor es un gran ejemplo. En plena crisis económica, marcada por la austeridad y los recortes en políticas sociales, el entonces primer ministro conservador, Mariano Rajoy, amigo del empresario, ordenó pagar con celeridad 1.350 millones de indemnización a ACS por la paralización del almacén. Su compañía quedaba así exenta de toda responsabilidad, a pesar de ser la ejecutora de esta infraestructura fallida.Sin embargo, el Tribunal Constitucional detuvo ese cobro millonario, incluidos los intereses para la banca. Las organizaciones ciudadanas Xnet, Observatori del Deute en la Globalització e Institut dels Drets Humans de Catalunya crearon la plataforma ciudadana Caso Castor, presentando una querella criminal contra Florentino Pérez y ocho personas más (entre ellas cinco exministros) por presuntos delitos de prevaricación, fraude y malversación de caudales públicos. Rechazada por la jueza Lamela en la Audiencia Nacional y por el Constitucional, ahora sigue el trabajo para evitar que la ciudadanía vuelva a encontrarse ante la posibilidad de tener que asumir el pago de la indemnización millonaria, con intereses, de nuevo en su factura del gas, o bien por los presupuestos generales del estado u otro mecanismo de arquitectura financiera. En enero de este año, también la Asociación de Afectados por el Proyecto Castor consiguió imputar por delitos que conllevan pena de prisión para algunos de los directivos de Castor y una indemnización por los seísmos que produjo su puesta en marcha.

Por su parte, el BEI ya ha reconocido que no valoró el riesgo de inyectar más de 1.400 millones de euros para cofinanciar las obras de este almacén de gas. Varios informes previos y posteriores señalan graves riesgos medioambientales, sociales y económicos en este proyecto, calificado como “innecesario y faraónico” por fuentes de confianza del exministro conservador de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria.

Asimismo, la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC) deberá decidir qué pasa con la deuda de 1.350 millones de euros y sus respectivos intereses. La partida aún no ha acabado y cualquier escenario es posible. Florentino Pérez tiene relación directa con personas destacadas del sistema judicial, dinero para pagar a los mejores despachos de abogados y una importante influencia sobre algunos de los principales medios de comunicación de España. Sobre sus contactos políticos, de todo signo, es difícil tener constancia de ellos. Florentino Pérez no ha atendido a las demandas de información de La Marea.

«¡Conoce a tus multimillonarios!» es un retrato de Europa a través de sus más ricos: cómo construyeron su riqueza y cómo la utilizan. Una historia sobre el aumento de la desigualdad y una democracia debilitada. Una publicación de la red ENCO (Red Europea de Observatorios de Transnacionales) que auna colectivos de sociedad civil y organizaciones de medios. Lee los otros artículos dedicados Florentino Pérez:

CONTINUAR LEYENDO

¿Crees que este artículo se podría publicar sin…

la independencia que nos da ser un medio financiado por personas críticas como tú? En lamarea.com no dependemos de anuncios del Ibex35, ni de publirreportajes encubiertos. No es fácil, pero desde 2012 estamos demostrando que es posible.

Lamarea.com está editada por una cooperativa que apuesta por el periodismo de investigación, análisis y cultura. Y que cuenta con una #AgendaPropia. Llevamos años hablando de otro modo de la crisis climática, de feminismo, de memoria histórica, de economía, del auge del neofascismo… Podemos hacerlo porque miles de personas se han suscrito a nuestra revista o avalan nuestros proyectos. Ahora puedes unirte a esta comunidad.

Haz una donación

José Bautista

José BautistaPeriodista de pueblo que habla idiomas. Especializado en economía, asuntos internacionales e investigación. Licenciado en Periodismo por las universidades de Málaga, Incheon (Corea del Sur) y Santo Tomás (Chile). Máster en Economía por la Universidad de la Sorbona y la Escuela Superior de Comercio de París. Colabora e investiga para Fundación porCausa (migraciones), The New York Times y OCCRP, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.