Suspenso medioambiental para Técnicas Reunidas y aumento de emisiones de gases de efecto invernadero

Técnicas Reunidas

20,68 puntos sobre 100. La antepenúltima empresa de todo el IBEX 35, solo por delante de IAG (aerolíneas) y Amadeus (tecnologías para la industria de viajes). Esa es la calificación que da el informe 2017 del Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa en el área de Medioambiente a Técnicas Reunidas. Un aspecto negativo resaltado por el informe es la falta de información sobre el volumen total de agua reciclada y reutilizada pese a ser una “empresa en la que los procesos implican un uso importante de este recurso”. Sí proporciona datos sobre derrames y vertidos “aunque no hace referencia a multas y medidas de corrección de estos impactos”.

“La gestión ambiental constituye una prioridad plenamente integrada en la estrategia de la Compañía”, afirma Técnicas Reunidas en su informe anual 2018. El contraste entre el informe del Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa y el de Técnicas Reunidas es obvio. No obstante, la información facilitada por la propia compañía resalta que emitió en 2018 67.729,25 toneladas equivalentes de dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero, un 1,46% más que en 2017. Respecto a 2016, las emisiones de gases de efecto invernadero crecieron un 28% en 2017. Mientras los beneficios netos se redujeron casi un 90% entre 2016 y 2018, las emisiones que contribuyen al cambio climático crecieron más de un 30% en ese período.

Pese a la subida de las emisiones de gases de efecto invernadero, la compañía se ha marcado como objetivo reducirlas un 12% en el periodo 2016-2030, pero sin incluir los gases de efecto invernadero procedentes de los viajes de empleados y las compras de productos y servicios a proveedores. Las medidas más destacadas tomadas en 2018 fueron la “adopción de planes de eficiencia energética, la  realización de campañas de concienciación, apuesta por la economía circular en sus actividades y fomento de la transparencia en materia de cambio climático”, según la compañía.

El informe detalla medidas medioambientales como los sistemas automáticos de apagado nocturno en las oficinas, así como “el fomento de la prevención, la reutilización y el reciclaje frente a la generación y vertido, la gestión de residuos por medio de la integración de las técnicas más punteras en el diseño medioambiental de procesos en  sus plantas y la realización de campañas de concienciación y sensibilización en oficinas y en obras”. Como ejemplos concretos señala la reutilización de terreno de excavación y del agua en obra a través de depuración in situ.

En 2018, Técnicas Reunidas redujo un 40,87% la cantidad generada de residuos peligrosos respecto a 2017 hasta las 231,8 toneladas, según su informe.vEn cambio, el consumo de energía aumentó un 9,62% respecto al año anterior mientras que el de papel se incrementó en casi un 4%.

Por otro lado, la cantidad consumida de acero se desplomó en 2018 casi un 70% respecto a 2017 y la de cobre fue un 19% inferior. La electricidad consumida en 2018 fue de origen renovable en casi un 70%.

Técnicas Reunidas considera que “la biodiversidad no se encuentra entre los aspectos materiales de la compañía”, y en sus actividades “durante el ejercicio 2018 no se ha producido impacto significativo alguno en la biodiversidad” al desarrollar “todos sus proyectos en terrenos industriales”. No obstante, la empresa tiene contratada una “póliza de responsabilidad medioambiental que garantiza la cobertura de aquellos potenciales daños  medioambientales que pudieran derivarse de la actividad de Técnicas Reunidas”.

En el informe también se detalla que para prevenir riesgos medioambientales, la compañía “cuenta con el área de medioambiente” que es “responsable de la prevención y gestión de riesgos medioambientales en los proyectos”.

Técnicas Reunidas tampoco ha respondido a las cuestiones ambientales planteadas por La Marea.

Los beneficios y dividendos de Técnicas Reunidas se reducen mientras la remuneración de los consejeros no para de crecer

Técnicas Reunidas; Contaminación BBVA y Santander;

2018 fue un mal año para Técnicas Reunidas o, como lo llaman en su informe de gestión consolidado, “un año de transición tanto para el sector como para la compañía”. Los beneficios netos se desplomaron hasta los 14,4 millones de euros (un residual 0,3% de margen de beneficio neto frente a más de 4 mil millones de ingresos) en lugar de los 140,2 millones de 2016, reduciéndose los dividendos por acción hasta los 0,93 euros, por debajo de los 0,98 euros por acción que recibieron los accionistas en 2008, el año que Técnicas Reunidas entró en el IBEX 35.

En cambio, 2018 fue un ‘annus mirabilis’ para el consejo de administración. Su remuneración anual fue de casi 5 millones de euros, un 16% más que en 2016, aunque los beneficios netos y los dividendos se hayan reducido un 90% y un 33% respectivamente en solo dos años. El dinero ingresado por los 14 miembros del consejo en 2018 fue equivalente a más de un tercio de los beneficios netos de la empresa en 2018 (el 34,6%, el mayor porcentaje de todo el IBEX 35.) 

En 2014 el comité de empresa de Técnicas Reunidas denunció que el año anterior el ‘sueldo’ del consejo de administración se subió 31 veces más que el de la plantilla en 2013. La remuneración de los consejeros se incrementó un 39,5% frente al 1,25% de la subida salarial de los trabajadores.

El informe de gestión consolidado de Técnicas Reunidas culpa de su mala situación a un mercado del petróleo que “sigue aún sufriendo algunos efectos derivados de la crisis del sector”, lo que ha provocado que el lanzamiento de proyectos lleve “más tiempo del esperado”. La compañía reconoce que no se iniciaron proyectos en las áreas de petróleo y gas en 2017 y la alta incertidumbre generada por la capacidad de recuperación de los sobrecostes en algunos proyectos de Técnicas Reunidas.

Las cuestiones enviadas por La Marea a la empresa sobre la remuneración del consejo de administración tampoco han sido respondidas.

Los problemas de Técnicas Reunidas con Hacienda y su actividad en paraísos fiscales

Técnicas Reunidas

26,2 millones de euros en 2010 por el período 2004-2007. 21 millones de euros más intereses por el impuestos de sociedades en los ejercicios 2008-2011. Estas son las cantidades extras reclamadas por la Agencia Tributaria a Técnicas Reunidas.

Una inspección en el año 2013 llevó a Hacienda a reclamar a la compañía 136,2 millones de euros por impuestos de sociedades más 28,6 millones de intereses de demora de los años 2008 a 2011. En 2018 Tribunal Económico Administrativo Central redujo la liquidación de impuestos a 20,97 millones de euros más intereses.

Anteriormente, en 2010 Hacienda le reclamó 22,6 millones de euros más 3,6 millones de intereses por sus cuentas los ejercicios 2004 y 2007. El origen de este pago se encuentra en una revisión positiva de sus beneficios en ese período, lo que conllevó una subida también en los impuestos a pagar a posteriori. La Audiencia Nacional y el Tribunal Constitucional rechazaron los recursos de la empresa y en 2018 pagó la cantidad reclamada por Hacienda.

En total suman más de 47 millones de impuestos extras que Técnicas Reunidas debería pagar a Hacienda. Un golpe duro para una compañía que en 2017 tuvo unos beneficios netos de 59 millones de euros.

El Código de Buenas Prácticas Tributarias promovido por el Ministerio de Hacienda no ha sido firmado por Técnicas Reunidas, al igual que otras ocho de las empresas que formaban el IBEX 35 en 2018, según el Informe de transparencia de la responsabilidad fiscal de las empresas del IBEX 35 y de contribución económica y social de las empresas multinacionales en España elaborado por la Fundación Compromiso y Transparencia. Esta organización califica a la multinacional española de opaca, aunque ha mejorado su puntuación hasta 5 puntos sobre 24 posibles en 2018 frente a un único punto en 2017. Sólo dos empresas del IBEX 35 –Inmobiliaria Colonial y Meliá Hotels– sacaron menor puntuación según el análisis de la Fundación Compromiso y Transparencia.

Uno de los apartados en que Técnicas Reunidas no cumple con los requisitos en transparencia es en fiscalidad internacional, al no informar sobre su posible presencia en paraísos fiscales y ni de políticas para luchar contra el blanqueo de capitales. Y es que Tećnicas Reunidas sacó 0 puntos en el apartado de Fiscalidad responsable del informe 2017 sobre la RSC en las memorias anuales de las empresas del IBEX 35 elaborado por el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa. En total obtuvo 17,47 puntos sobre 100, lo que la colocó en el puesto 30 entre las 35 empresas que formaban el IBEX 35 en 2017.

Según el informe del Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa del año 2016 dedicado en exclusiva a Técnicas Reunidas, la compañía tiene dos sociedades en un paraíso fiscal (Jordania) y 22 en nichos fiscales (Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bolivia, Países Bajos, Ghana, República Dominicana, Delaware y Chipre). En sus informes, denuncia el observatorio, Técnicas Reunidas no aporta información concreta sobre su actividad en paraísos o nichos fiscales. Para la organización sin ánimo de lucro un nicho fiscal es un “territorio de baja o nula tributación para no residentes”, lo que incluye países y estados que han dejado de ser considerados paraísos fiscales para la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) por haber rubricado acuerdos de intercambio automático de información. 

Según el informe de 2016, la multinacional tampoco detalló la tasa nominal y efectiva del impuesto de sociedades en los territorios en los que opera. Durante 13 años, hasta el año 2016, PricewaterhouseCoopers (PwC) fue la única auditora de manera ininterrumpida de la sociedad principal. Desde 2017, Deloitte y PwC auditan de forma conjunta las cuentas de Tećnicas Reunidas. La llegada de Deloitte se ve forzada por la Ley 22/2015 de Auditoría de Cuentas que en su artículo 40 que fija un período total de contratación máximo de diez años para un auditor aunque prorrogable hasta cuatro años más si hay un segundo auditor que actúe de forma conjunta durante esta prórroga.

Pese a la auditoría conjunta, PwC sigue siendo el auditor más beneficiado por la compañía. Sus honorarios fueron de 669.000 euros en 2018 y de 564.000 en 2017 respectivamente frente a los 394.000 pagados en 2018 y 259.000 en 2017 a Deloitte. Aunque Deloitte ingresó 323.000 euros por sus servicios de auditoría de cuentas en 2018 frente a los 211.000 euros de PwC, a la auditora ‘favorita’ Técnicas Reunidas le pagó otros 458.000 euros adicionales por “otros trabajos de verificación”, “otros servicios” y “otros servicios servicios prestados por entidades de la real del auditor”. En cambio, a Deloitte solo le pagaron 71.000 euros por esos servicios adicionales en 2018.

Además de los numerosos años consecutivos trabajando para Técnicas Reunidas, que el 68% de lo ingresado por PwC en 2018 sea por servicios diferentes a los de la auditoría legal pone en riesgo la independencia del auditor, según el el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa. El porcentaje de honorarios que no proceden de la auditoría se reduce al 18% en el caso de Deloitte.

La multinacional no ha respondido a La Marea sobre los pagos reclamados por Hacienda ni tampoco sobre el análisis de Técnicas Reunidas que han realizado la Fundación Compromiso y Transparencia y el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa.

Sin convenio laboral propio en Técnicas Reunidas

trabajadores técnicas reunidas

Técnicas Reunidas empleó en 2018 a 8.971 trabajadores en todo el mundo, incluyendo a 660 subcontratados. Ese año, la empresa despidió a 52 personas. En total, el personal ha aumentado en 3.739 personas desde 2008, el año que la compañía que entró en el IBEX 35. Más de la mitad de la plantilla tiene contrato temporal, el 54,8% para ser exactos. La remuneración promedio anual, incluyendo a consejeros ejecutivos y directivos, fue de 49.636,52 euros. Según señala la compañía, 31 empleados tienen “capacidades diferentes”.

El 100% de la plantilla de Técnicas Reunidas se encuentra regulada por el convenio colectivo asociado a la licencia de actividad en todos los países en los que existe la figura de convenio.

Un trabajador de una empresa subcontratada murió en un accidente pese a que los incidentes de accidentes han disminuido, aun con un aumento de las horas de trabajo. Hasta aquí un resumen de los datos laborales del informe anual 2018 elaborado por la propia Técnicas Reunidas.

Para conocer lo que viven los trabajadores en su día a día y que no queda recogido en ningún informe hemos hablado con una sindicalista de Técnicas Reunidas, que ha accedido a ser entrevistada bajo la condición de no publicar ni su nombre ni el sindicato en el que milita. Esta trabajadora de Técnicas Reunidas denuncia que el convenio colectivo propio dejó de tener vigencia en 2015 por decisión unilateral de la empresa, aunque por entonces apenas tenía mejoras respecto al convenio sectorial. Ahora, el convenio que rige las relaciones laborales en la empresa es el XIX Convenio Colectivo del Sector de Ingenierías, firmado por Comisiones Obreras (CCOO) y UGT en julio de 2019, y que no ha sido publicado aún en el Boletín Oficial del Estado. Sin embargo, este acuerdo no afecta a todas personas que trabajan para Técnicas Reunidas.

La sindicalista explica que hay tres tipos de personas que trabajan fuera de España –que representan el 39,3% de la plantilla– según la legislación laboral que se le aplica. Por un lado están los expatriados, trabajadores desplazados a otros países con contrato de Técnicas Reunidas, a los que se le aplica el convenio español; en segundo lugar está la plantilla empadronada en el extranjero y que lleva más tiempo fuera de España, a los que se aplica por una parte las leyes de trabajo locales y por otra el convenio laboral de la matriz; y, en tercer lugar, los trabajadores contratados por filiales de Técnicas Reunidas en otros países, que se rigen por la legislación laboral local. En el caso de haberla.

Y es que hay países donde no hay ni convenio colectivo ni sindicatos, como Arabia Saudí, según la sindicalista. La legislación laboral saudí está muy ligada a la ley islámica, explica. En la monarquía saudí, Técnicas Reunidas emplea a 1.074 personas, el 12% de su plantilla. “Cada país tiene una peculiaridad. Las mujeres difícilmente pueden ir allí a países árabes y es otra forma de trabajar. Perú o México también tienen otras características”, responde la sindicalista ante la cuestión de trabajar en un país dictatorial involucrado en la guerra de Yemen.

El trabajo fuera de España limita mucho la capacidad y el poder sindical, denuncia la sindicalista, y es que los sindicatos desconocen incluso “cuánta gente tenemos trabajando” fuera ni cuántos subcontratados o freelances trabajan para Técnicas Reunidas “porque no nos dan los datos y la inspección laboral no ha resuelto muchas cosas”, añade.

Esa opacidad es resaltada también por el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa a Técnicas Reunidas en el apartado Derechos laborales de su informe 2017 sobre las empresas del IBEX 35, ya que no presentó el número de contratos a tiempo parcial.

https://datawrapper.dwcdn.net/hr1Jq/1/

El año que más personas empleó la compañía fue en 2015, cuando contaba con 9.215 empleados. En 2018, con 244 trabajadores menos, el gasto de prestaciones a empleados ha pasado de 543,9 millones de euros a 584 millones, 40,1 millones más. ¿La explicación? La trabajadora asegura que se han tenido que pagar despidos e indemnizaciones a directivos, dinero contabilizado dentro del gasto de prestaciones a empleados en los informes de la multinacional.

No sólo el gasto en empleados ha aumentado todos los años desde 2008 aunque no lo hagan los beneficios. También ha crecido la remuneración al consejo de administración, muy por encima del crecimiento de la remuneración de la plantilla y las prestaciones a empleados y con unos beneficios menguantes. “No tiene sentido que los beneficios bajen y las personas responsables suban su remuneración cuando la de la plantilla ha subido como mucho el IPC”, denuncia la trabajadora anónima. “Cuando ha habido beneficios no ha habido mayor subida salarial, por eso el poder adquisitivo de los empleados se ha reducido en torno a un 7% en los últimos cinco años”, apostilla.

Las preguntas enviadas por La Marea a Técnicas Reunidas sobre la situación laboral en la compañía y la remuneración de sus consejeros no han sido respondidas.

Una compañía que depende de proyectos en países a la cola en derechos humanos

Un proyecto de refinería en Bahrein, una planta de tratamiento de gas en Emiratos Árabes  Unidos y el proyecto de un campo petrolífero en Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos) fueron las principales adjudicaciones de Técnicas Reunidas en 2018. Y es que solo el 2% de los proyectos de la empresa especializada en el diseño y gestión de la ejecución de proyectos de plantas industriales se desarrollan en Europa frente al 75% que llevan a cabo en Oriente Medio a fecha de 2017.

Técnicas Reunidas ocupa el puesto 22 en el ránking de mayores constructoras y empresas de ingeniería del mundo por volumen de negocio internacional, tras perder tres posiciones respecto a 2018, según los datos recabados por la revista especializada Engineering News Record. El 39% de la plantilla de Tećnicas Reunidas trabaja fuera de España, en concreto 3.526 de 8.971 empleados.

Uno de los principales contratistas de la multinacional española es Saudi Aramco, la empresa energética más grande del mundo, la cual se encuentra en manos del Estado saudí. La compañía, que tiene más ingresos que Apple, ha contratado en al menos 19 ocasiones a Técnicas Reunidas, según explicaba el presidente de Técnicas Reunidas José Lladó en el informe integrado del año 2017 de la compañía. Precisamente en el país de la monarquía absoluta de los Saud, Técnicas Reunidas emplea a 1.074 personas, el 11,97% de su plantilla, haciendo de Arabia Saudí el segundo país con más empleados de la compañía.

Las violaciones de derechos humanos y la naturaleza totalitaria del Estado saudí han sido denunciadas por defensores de derechos humanos, pero el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi en el consulado de Arabia Saudí en Ankara (Turquía) en octubre de 2018 por un comando de personas cercanas al príncipe heredero Mohammed bin Salman centró durante semanas la atención mediática y política internacional en el país. La presión internacional tras el escándalo que supuso esta ejecución ordenada por el príncipe heredero saudí, según la agencia de inteligencia estadounidense CIA, llevó a que Alemania suspendiese la venta de armas a Arabia Saudí. Multinacionales y líderes mundiales boicoteasen un foro económico organizado en Riad en octubre de 2018.

De los 23 proyectos en su cartera a 31 de diciembre de 2018, cinco son en Arabia Saudí, los cinco contratados por la estatal Saudi Aramco. En segundo lugar se ubica la vecina Emiratos Árabes Unidos con tres proyectos. Emiratos Árabes Unidos se autodefine como un sistema constitucional federal pero la presidencia del Gobierno es ejercida por el propio emir de Abu Dhabi, quien es elegido de forma no democrática por un Consejo Supremo Federal conformado por él y los otros seis emires que ejercen el poder en los EAU. La ley islámica rige el país, la libertad de prensa no existe y se llevan a cabo desapariciones forzadas, según activistas de derechos humanos.

Además, la coalición internacional liderada por Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos que desde marzo de 2015 bombardea territorio controlado por rebeldes hutis en Yemen ha matado a más 8.400 civiles (más de 1.300 niños) y herido a más de 9.600 personas (más de 880 niños) según la organización sin ánimo de lucro The Yemen Data Project. Pese a las críticas a las empresas que tienen negocios en Arabia Saudí, Técnicas Reunidas continúa operando en el país al que llegó en el año 2003 y cuya petrolera estatal es uno de sus principales clientes.

Otro país con escaso respeto por los derechos humanos en el que opera Técnicas Reunidas es Omán, con una plantilla directa de 266 personas y un proyecto en la cartera en 2018. Al igual que Arabia Saudí, Omán es una monarquía absoluta en la que las relaciones sexuales entre dos hombres y el adulterio son delito. Los trabajadores migrantes ven confiscados sus pasaportes y no pueden dejar su trabajo sin el permiso de su empleador, denuncia Human Right Watch.

2,67 puntos sobre 100 en derechos humanos. Esa es la puntuación que le da el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa a Técnicas Reunidas en su informe 2017 dedicada a las empresas del IBEX 35, donde la compañía ocupa el quinto peor puesto por la cola en esta materia, muy por debajo de los 15,89 puntos obtenidos por las otras empresas del sector.

En 2012 Técnicas Reunidas anunció su primer contrato, de 800 millones de dólares, en Canadá por parte de una compañía explotadora de arenas petrolíferas de Alberta. Pero esta adjudicación le supuso un sobrecoste de al menos 90 millones de euros, lo que llevó a perder un 55% de su beneficio en 2015. Técnicas Reunidas Canadá perdió 194 millones de euros ese año. En 2018 la empresa no tiene ningún proyecto en cartera en el país americano aunque sí emplea allí directamente a 26 personas.

La multinacional también patrocina la celebración de la Fiesta Nacional en varias embajadas de España. La Embajada de España en Lima (Perú) y la filial Técnicas Reunidas de Talara firmaron un convenio por el que se agradecería en la fiesta del 12 de octubre de 2018 a la empresa por su ayuda y se incluía su logotipo en todo el material gráfico impreso de la actividad a cambio de que Técnicas Reunidas pagase una parte del coste del cátering de esa noche: 2.800 soles (unos 755 euros). Este convenio se volvió a repetir en 2019 con una aportación de 2.850 soles (unos 770 euros) para pagar la “contratación por su cuenta de uno varios suministros o servicios”.

Con 290 empleados, Perú es el cuarto país con mayor plantilla en 2018. Este evento público-privado para celebrar la Fiesta Nacional en un país extranjero se repitió en la Embajada de España en Argel (Argelia) en 2019 a cambio de 100.000 dinares (unos 754 euros) pagados por Técnicas Reunidas, en la embajada española en Riad (Arabia Saudí) por 25.000 reales saudíes (unos 6.100 euros) y en la embajada de Ankara (Turquía) a cambio de 3.000 euros.

Para 2019, Técnicas Reunidas llega a otros mercados como Singapur, donde expandirá la refinería de ExxonMobil en el país asiático.

Técnicas Reunidas no ha respondido a las preguntas enviadas por La Marea respecto al cumplimiento de derechos humanos en los países en los que opera.

Las fundaciones culturales y la familia Lladó

lobby Técnicas Reunidas

Pese a no constar reuniones con la Comisión Europea, ni participación en estructuras de la Unión Europea ni en grupos de expertos de la Comisión, Técnicas Reunidas ejerce como grupo de presión empresarial ante los organismos europeos, según consta en el Registro de Transparencia de la CE, donde se inscribió en octubre de 2016.

Su responsable jurídico es Francisco Javier Limpo Orozco, director de la división de Desarrollo de Tecnologías Propias de la compañía mientras que el encargado de las relaciones con la Unión Europea es el Responsable de Desarrollo de Negocio Ángel Galindo Carbajo. El registro muestra que la compañía tiene interés en negocios a nivel “mundial” y en “iniciativas y políticas vinculadas a materias primas e innovación”. En total dos personas dedican un cuarto de su jornada a realizar labores de ‘lobby’ en la Unión Europea. 

No hay registrada más información sobre las labores que realizan ante las instituciones europeas. Y es que la Fundación Compromiso y Transparencia considera a Técnicas Reunidas, en su informe de transparencia fiscal de 2018, como ‘opaca’, la tercera menos transparente del IBEX 35. No obstante, mejoraba respecto al informe de 2017 al obtener 5 puntos frente al único punto del año previo. La multinacional ha suscrito el Código de Buenas Prácticas Tributarias de la Agencia Tributaria que busca fomentar la cooperación entre el Estado y el sector privado para luchar contra el fraude fiscal a fecha de 29 de enero de 2019, según la Fundación Compromiso y Transparencia.

Fundaciones de la familia Lladó

Técnicas Reunidas está presente en el patronato de algunas de las fundaciones más importantes de España a través de los Lladó. El fundador y presidente José Llado Fernández-Urrutia forma parte del patronato de la Fundación Amigos del Museo del Prado. Además, comparte patronato de la Fundación Museo Reina Sofía junto con su hija Pilar Lladó Arburúa, presidenta del Consejo Internacional de Mecenazgo. José Lladó fue el primer presidente del Real Patronato del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, en 1988. Junto con numerosos exministros del PP, PSOE y UCD, Lladó es patrono y uno de los promotores de la Fundación España Constitucional.

También es fundador y vicepresidente de patronato del Colegio Libre de Eméritos, organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es la “creación y difusión de la cultura en España” y mostrar de forma positiva “lo que el mecenazgo empresarial puede conseguir en nuestro país”. Además de Técnicas Reunidas, entre las entidades protectoras del Colegio Libre de Eméritos se encuentran Telefónica, la Fundación ACS, Fundación Banco Santander y Fundación LaCaixa, entre otras empresas. A su vez, Juan Lladó preside la Fundación Xavier Zubiri, organismo que recoge el legado del filósofo discípulo de Ortega y Gasset, en la que además es secretaria general su hija Marta Lladó. El patronato de Fundación Instituto de Cuestiones Internacionales y Política Exterior (INCIPE) es presidido por Lladó, cuyo objeto es “la investigación y el debate de los problemas de la política exterior española y las relaciones internacionales contemporáneas”.

La relación del fundador de Técnicas Reunidas y el arte es estrecha. Tanto que es miembro del jurado del Premio Princesa de Asturias de las Artes desde 1991 y fue su presidente hasta 2018. También preside la Asociación Colección de Arte Contemporáneo.

El consejero delegado y vicepresidente Juan Lladó Arburúa es presidente ejecutivo del patronato Fundación Consejo España China, entre cuyos objetivos se encuentra “mejorar y difundir la imagen de España en China”, país donde opera y ha operado Técnicas Reunidas. Lladó comparte patronato con el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, la secretaria de Estado de Comercio y el embajador de España en China. El hijo del fundador de la compañía también preside la Fundación Consejo España-Estados Unidos.

Además de con esta fundaciones, la compañía fundada por José Lladó colabora con la organización humanitaria católica Cáritas y patrocina el Instituto Cervantes y el Proyecto Djehuty, dedicado a excavaciones arqueológicas en Egipto. En el mundo universitario, Técnicas Reunidas es una de las financiadoras de la Cátedra de Monarquía Parlamentaria de la Universidad Rey Juan Carlos y colabora con la Universidad Politécnica de Cartagena

En total, Técnicas Reunidas destinó 626.808 € a fundaciones y organizaciones sin ánimo de lucro en 2018, según el informe de gestión consolidado del ejercicio.

[DOSSIER]: Técnicas Reunidas, negocios en países dictatoriales y escasa rentabilidad

dossier técnicas reunidas; brecha salarial en Técnicas Reunidas

El 21 de junio de 2019 Técnicas Reunidas abandonaba el IBEX 35 con una cotización de 23,44 euros por acción y su lugar lo ocupaba Más Móvil. La acción de la multinacional valía la mitad de cuando entró en el IBEX en abril de 2008. De esta manera, la compañía española de ingeniería y construcción de plantas industriales presidida por José Lladó dejaba el IBEX 11 años después de su entrada.

Con el 75% de sus proyectos desarrollados en Oriente Medio, las cuentas de esta empresa industrial depende en gran medida del precio del petróleo y la geopolítica: a mayor coste, mayor cotización en bolsa y viceversa. 2019 ha supuesto una bajada del precio del barril de Brent y por lo tanto de las acciones de Técnicas Reunidas, lo que le ha valido ser expulsada del selectivo de 35 empresas españolas.

Técnicas Reunidas opera en monarquías absolutas como Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Omán, democracias formales gobernada con puño de hierro como la Argelia comandada por Abdelaziz Buteflika hasta abril o la cada vez más autoritaria Turquía de Recep Tayyip Erdogán. En Arabía Saudí, una dictadura hereditaria capaz de asesinar a disidentes fuera de sus fronteras, la empresa de los Lladó emplea a 1.074 personas, casi el 12% su plantilla.

Pese a su más de 1.000 plantas industriales construidas en más de 50 países a lo largo de casi 60 años de historia, Técnicas Reunidas era una de las empresas más desconocidas del IBEX 35. Más célebre es su presidente fundador y principal accionista con un 37%: José Lladó Fernández-Urrutia. Lladó, además de ser hijo del presidente del Banco Urquijo, ocupa el puesto 51 entre los más ricos de España según El Mundo. Estudió en el Colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid, fue ministro de Comercio y de Transportes y Comunicaciones en los dos gobiernos preconstitucionales de Adolfo Suárez y posteriormente embajador de España en Estados Unidos.

Técnicas Reunidas fue beneficiaria del proceso de privatización de sociedades públicas. En el año 2000 el gobierno de José María Aznar vendió el 50% de la empresa pública INITEC a la empresa de Lladó. La compañía desarrollaba proyectos de plantas industriales, entre otras áreas. INITEC generó un beneficio neto de 358 millones de pesetas el año antes de ser privatizada por un precio de 5.000 millones de pesetas (30 millones de euros de 1999). Un negocio ruinoso para el Estado, ya que un informe del Tribunal de Cuentas concluyó que la venta supuso unas pérdidas de casi nueve millones de euros para las cuentas públicas. Cuatro meses después de su privatización, se aprobó un expediente de regulación de empleo (ERE) que supuso que 146 de sus 865 empleados dejasen la empresa, cerca del 17% de la plantilla.

El segundo de abordo es Juan Lladó Arburúa, consejero delegado, vicepresidente primero e hijo del fundador de la compañía. Su hermano José Manuel también forma parte del consejo de administración. El órgano que toma las decisiones de Técnicas Reunidas tiene más hermanos que mujeres: Petra Mateos-Aparicio Morales es la única frente a 13 hombres. Mateos-Aparicio se incorporó en 2016 y, hasta entonces, TR era la única empresa del IBEX 35 sin mujeres en su consejo de administración.

Aun con una mala situación bursátil y un reducido margen de beneficio neto del 0,3%, el consejo de administración fue remunerado con el equivalente al 34,6% del beneficio neto de la empresa en 2018, en total 4,98 millones de euros, el mayor porcentaje de todo el IBEX 35. Los ingresos de los consejeros han crecido pese al desplome de los beneficios, que en 2018 fueron 14,4 millones de euros. En 2014 se remuneró con 2,35 millones de euros a los miembros de consejo de administración frente a unos beneficios netos de 134,5 millones de euros. Los pagos a los consejeros equivalieron sólo al 1,75% de los beneficios de ese ejercicio.

La otra cara de la moneda: el 54,8% de los trabajadores de Técnicas Reunidas son temporales. La brecha salarial es de 20 puntos: las mujeres cobran menos que los hombres en la compañía en todas las categorías profesionales pese a tener menor temporalidad.