Vistas de la Torre Banco Sabadell (Barcelona). Flickr Banco Sabadell.

Sin grandes sobresaltos medioambientales

Mientras que los dos bancos más grandes de España, BBVA o Santander, aparecían en un nuevo estudio de varias ONGs internacionales como unas de las 33 entidades bancarias que más invierten en combustibles fósiles, Banco Sabadell no destaca por ser una gran financiadora de este tipo de negocios y dispone, según su última memoria de Responsabilidad Social Corporativa (2017), “de una política ambiental que enmarca su compromiso con el medio ambiente y la lucha contra el cambio climático”. Asimismo, defienden que la actividad de la entidad “no incide de una forma relevante en impactos negativos para el medio ambiente”. Además, la plantilla de la empresa, como explican en el informe Estado de información no financiera correspondiente a 2018, es también parte implicada y tienen que realizar un curso de formación obligatorio enfocado en la sensibilización ambiental.

Siguiendo esa receta de buena conducta medioambiental, Sabadell se ha adherido en los últimos años a varias iniciativas a nivel global que pujan por la defensa de ecosistema. Una de ellas es Principios de Ecuador, proyecto voluntario de escala internacional al que se sumó en 2011 y que está coordinado por la Corporación Financiera Internacional (IFC), agencia dependiente del Banco Mundial. Su labor consiste en evaluar y gestionar los riesgos ambientales y sociales de proyectos de financiación estructurada de importe superior o igual a 10 millones de dólares y préstamos corporativos a partir de 100 millones de dólares. Durante 2018, Sabadell firmó un total de 20 proyectos que cumplían con estos preceptos, de los cuales 17 se corresponden con energías renovables, mientras que los otros tres guardan relación con el gas y el petróleo.

Por países, España fue el que más aglutinó, con 10; seguido de México y Estados Unidos con cuatro y tres proyectos, respectivamente. Completan esa lista Perú, Canadá y Reino Unido. Todos estos han obtenido la categoría B (hay A, B y C), es decir, con “un impacto socio ambiental bajo, localizado y reversible”, según explican desde la entidad bancaria.

Sobre las inversiones en energías renovables, Banco Sabadell, a través de su filial Sinia Renovables, lleva a cabo un ciclo inversor de 150 millones de euros en capital para este tipo de actividades durante el periodo 2016-2019. Del mismo modo, la entidad ha decidido introducirse en el negocio medioambiental mediante la financiación de instalaciones de eficiencia energética a través de productos de renting y leasing específicos.

Sabadell también es firmante del Carbon Disclosure Project (CDP) en materia de acción contra el cambio climático y del CDP Water Disclosure, y está integrada en el Pacto Mundial Red Española, donde figuran otras 1.508 entidades de nuestro país como Endesa, Santander, Iberdrola o Mango.

Como parte de ese compromiso, el banco estableció en 2015 el objetivo de reducir un 3% las emisiones de CO2 en España para el ciclo 2015-2020. Para ello, Sabadell afirma implantar cada año “medidas de eficiencia energética tanto en sus instalaciones como en sus servicios”. En relación al impacto que ocasionan los viajes y desplazamientos de negocios, la entidad catalana generó en actividades directas, es decir, en emisiones generadas por instalaciones y vehículos de la empresa, 1.151 toneladas de CO2 en 2018, más del doble que en 2014, cuya cantidad fue de 552 toneladas. En cambio, en el apartado de actividades indirectas, las cuales tienen que ver con emisiones derivadas del consumo eléctrico a nivel nacional, la reducción sí que ha sido drástica, pasando de las 12.890 toneladas de CO2 en 2014 a tan solo 20 el año pasado. Finalmente, el resto de emisiones derivadas de desplazamientos vinculados al negocio (como son el avión, tren y vehículo), la cifra para 2018 fue de 3.940 toneladas, cuando en 2014 se calculó que se emitieron 3.143 toneladas. A nivel individual, Sabadell ha pasado de producir 1 tonelada por empleado a 0,3.


Este informe su ultimó en mayo de 2019. Desde entonces se han incorporado actualizaciones y seguiremos haciéndolo a medida que surjan nuevas informaciones

CONTINUAR LEYENDO

¿Crees que este artículo se podría publicar sin…

la independencia que nos da ser un medio financiado por personas críticas como tú? En lamarea.com no dependemos de anuncios del Ibex35, ni de publirreportajes encubiertos. No es fácil, pero desde 2012 estamos demostrando que es posible.

Lamarea.com está editada por una cooperativa que apuesta por el periodismo de investigación, análisis y cultura. Y que cuenta con una #AgendaPropia. Llevamos años hablando de otro modo de la crisis climática, de feminismo, de memoria histórica, de economía, del auge del neofascismo… Podemos hacerlo porque miles de personas se han suscrito a nuestra revista o avalan nuestros proyectos. Ahora puedes unirte a esta comunidad haciendo una aportación desde 3 euros al mes en patreon. Entra aquí

¿Sabes que ‘La Marea’ rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Eduardo Robaina


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.