[DOSSIER] Grupo DIA: décadas después de importar el concepto de ‘marca blanca’

DIA, sede

DIA es una de las marcas más conocidas y familiares en España. Sus casi 4.700 supermercados y tiendas se reparten por toda la geografía. Más allá de las fronteras, tiene una fuerte presencia en Portugal, Brasil y Argentina, sumando 7.400 tiendas a nivel global con 67.600 empleados totales, si se incluye los 25.000 personas que trabajan en la red de franquicia. El grupo ha apostado mucho por este modelo de franquiciar el negocio a terceros que deben asumir el riesgo empresarial sin tener todo el control sobre su negocio. Es un modelo controvertido que le ha generado muchos problemas a DIA allí donde opera, como se examina en este dossier.

La empresa inició su andadura en 1966 con la venta al por mayor, pero no fue hasta 1979 cuando aparecieron los supermercados que conocemos hoy día. El primero, ubicado en el barrio madrileño de Saconia, trajo consigo un concepto de tienda basado en los grandes descuentos, hasta entonces inédito en España. DIA se considera como pionero que trajo a este país el concepto de marca blanca, productos propios que eran supuestamente más baratos que los de marcas conocidas por la publicidad. De ahí el primer lema publicitario de la compañía, que rezaba “Si pagas más es porque quieres”. En la actualidad, DIA compite con la francesa Carrefour por el segundo puesto en el ranking de cadenas de alimentación en España, muy por detrás del líder Mercadona.

Hoy la empresa, único supermercado que forma parte del IBEX 35, está sumergida en una lucha por el control del capital, que desde hace tiempo está en manos de grandes inversores extranjeros. Al cierre de este dossier (octubre 2018), LetterOne, el vehículo inversor del controvertido oligarca ruso Mijaíl Fridman, había aumentado su participación hasta el 29%, lo que le deja a un paso de tener que lanzar una oferta de adquisición a todo el capital.

Estos vaivenes en el accionariado han afectado a la gestión. La mala racha en bolsa, donde DIA perdió la mitad de su valor entre enero y octubre, provocó la destitución de su consejero delegado Ricardo Currás tras siete años en el cargo. Su sucesor Antonio Coto debe hacer frente a la posible OPA de su máximo accionista, Fridman.

Hasta octubre de 2018, DIA era una de las tres únicas empresas del IBEX 35 presididas por una mujer. La venezolana Ana María Llopis Rivas llegó a la presidencia en julio de 2011 cuando el grupo salió a bolsa, y tras siete años abandonó la compañía. Llopis es una defensora del papel de las mujeres en las empresas, aunque el consejo de administración de la cadena de supermercados solo cuenta con tres mujeres entre sus once miembros. En el comité de dirección no hay ninguna.

Los buenos resultados que le reportó el modelo mixto de tiendas propias y franquiciadas  aceleró la internacionalización de la marca, primero en Portugal bajo el nombre de enseña Minipreço, y más tarde por Latinoamérica. En 1999, el grupo español fue adquirido por el gigante francés Carrefour, una relación que no llegó a buen puerto, produciéndose el divorcio definitivo solo 11 años después. Visto el fallido intento de aliarse con un competir, en 2014 DIA compra la cadena de supermercados El Árbol y 144 establecimientos de Eroski. Esto daría lugar a un nuevo modelo de negocio: La Plaza de DIA, distinguiéndose por ofrecer servicio de carnicería, charcutería y pescadería, que entonces apenas había en otros supermercados.

A lo largo de los últimos años, DIA ha querido reforzarse en el apartado tecnológico, sumiéndose en una transformación digital que tuvo su arranque con la venta online. Ahora, su expansión ha estado ligada a alianzas con empresas como ING, permitiendo sacar dinero en efectivo en la misma caja de pago; con Amazon en Madrid y Barcelona para la entrega y distribución de productos vendidos en Internet, el cual le ha permitido ser el quinto supermercado con mayor cuota de mercado online; o con Samsung para el pago mediante móvil gracias a la aplicación Samsung Pay. Asimismo, a principios de año Grupo DIA firmaba un acuerdo con las estaciones de servicio BP para la creación de nuevas tiendas bajo el nombre Shop, aunque por ahora solo está presente en la Comunidad de Madrid.

Renovarse o morir

DIA ha sido siempre sinónimo de locales poco cuidados estéticamente. El blanco y rojo –colores corporativos- son los protagonistas de unas tiendas cuya sencillez sobria intentaba aparentar la sencillez como síntoma de precios asequibles. No obstante, eso está cambiando. Desde principios de 2018, la cadena ha dado un nuevo paso hacia su transformación con la implantación de DIA&GO, un nuevo concepto de supermercado de convivencia con los que se apela a un público más juvenil, alargando horarios y ampliando la oferta de comida fresca preparada. Apuesta por que los clientes hagan compras más pequeñas y directas, para seguir la estela de Carrefour Express, Supercor Express o Mi Alcampo. Lo que empezó con una prueba de cuatro locales ha pasado 60 tiendas DIA&GO distribuidos por toda la geografía española. Este número continuará en aumento después de los buenos datos que les está aportando al Grupo DIA respecto a sus supermercados más clásicos.

DIA Maxi, DIA Market, Clarel -la cadena de productos de cosmética- y Max Descuento –este en proceso de venta- completan el catálogo de marcas. Este año estaba prevista la remodelación de unos mil establecimientos. Todo es poco para el objetivo de la empresa dirigida por Antonio Coto de dar caza a su competidora más cercana, Carrefour, que acumula en lo que va de año, según datos de Kantar WorldPlanter, un 8,4% de cuota de mercado, frente al 7,7% de DIA, que ha cedido casi un punto con respecto al año pasado, situándose en los 5.000 millones de euros de ventas al cliente minorista en España, según un informe de LZ Retailytics.

En primera posición, lejos de todo alcance se sitúa Mercadona, que aglutina un 25,1% del mercado. Ese mismo informe, como recoge Business Insider, refleja que Grupo DIA, a pesar de ser de los que más venden, registra una rentabilidad por metro cuadrado de 3.000 euros, lo que la sitúa como una de las más bajas del sector.

DIA ha tenido bastantes problemas con franquiciados, tanto en España como en el resto de países donde opera, que han acabado en demandas y juicios. También ha recibido quejas por una parte de la plantilla por las condiciones laborales, especialmente en las empresas subcontradas. Por otra parte, no constan críticas importantes por parte de los consumidores.  Las organizaciones de protección de consumidores, FACUA y OCU, aseguran no tener constancia de acciones fraudulentas o malestar de clientes dignas de reseñar. DIA hace un esfuerzo en reducir su impacto medioambiental, como constatan Ecologistas en Acción o Greenpeace.

No obstante, en agosto  de 2018 el Grupo DIA se vio envuelto en una polémica por la vulneración de protección de datos. “Con la utilización de cualquier cupón durante el mes de agosto 2018 aceptas recibir publicidad de socios comerciales del Grupo DIA, así como se cedan tus datos a dichos terceros”. Este mensaje aparecía en los cupones que los clientes recibían al pagar con su tarjeta de fidelización, lo que provocó las quejas de muchos usuarios, que veían cómo sus datos se pasaron a terceros sin su consentimiento explícito.

A raíz de un artículo de El Confidencial denunciando este hecho, la Agencia Española de Protección de Datos decidió entrar de oficio el 8 de agosto. Por ahora, el procedimiento se encuentra en fase de actuaciones previas, según ha confirmado a La Marea la AEPD, quien podría resolverlo con una multa de hasta 300.000 euros. Por su parte, Grupo DIA no tardó  en retirar todos los cupones polémicos, tal y como explicaron en un comunicado publicado en su cuenta oficial de Twitter: “procedemos a retirar la recogida del consentimiento para la cesión de datos en nuestros cupones”.


Cabe destacar que el departamento de comunicación de DIA ha mostrado buena disposición a colaborar con este medio y facilitar la información requerida en la mayoría de los casos.

FICHA TÉCNICA*

Nombre Distribuidora Internacional de Alimentación SA
Actividad Compraventa y distribución de alimentos, productos de hogar, belleza, salud y otros artículos de consumo
Presidente* Sthepan DuCharme ejerce como presidente provisional tras la dimisión de Ana María Llopis en octubre de 2018
Consejero delegado Antonio Coto Gutiérrez
Sede social Las Rozas de Madrid (Madrid)
Ingresos 8.776 millones de euros (casi 5.000 millones en España) en 2017
Beneficio neto 90 millones de euros (no desglosa porcentaje obtenido en España) en 2017
Margen de beneficio neto 1,03 %
Plantilla 67.600 personas a nivel mundial (44.600 plantilla propia y 25.000 en franquicias). 26.035 de 42.613 los empleados propios a 31 de diciembre de 2017 trabajan en España
Número de tiendas En la actualidad, DIA posee 5.331 tiendas físicas en Iberia (España y Portugal), de las que 4.684 están en nuestro país y 2100 se corresponden a franquicias. A nivel global, la cifra asciende hasta los 7.409 establecimientos.
Presencia internacional España, Portugal, Argentina y Brasil. En Paraguay como máster franquicia, y en Nigeria, Costa de Marfil, Guinea Conakry y Ghana como Citydia tras ceder su marca a socios locales.

* Actualizada el 26 de octubre de 2018

Quién es quién en la cúpula de DIA

A diferencia de sectores estratégicos y sujetos a una fuerte regulación, la industria de la alimentación y la distribución no precisa fichar políticos y otros altos cargos del sector público para ejercer influencia. DIA, que desde agosto dirige Antonio Coto tras la decisión unánime de cesar a Ricardo Currás de Don Pablos, presenta un consejo de administración con unos perfiles de corte muy técnico, con un alto grado de especialización en el ámbito de las finanzas y las empresas.

En los estatutos de la compañía se prevé un máximo de 15 miembros. Actualmente el consejo está compuesto por 11 –hasta la renuncia de Juan María Nin Génova el pasado 22 de junio eran 12–. Seis consejeros figuran en calidad de independientes, uno ejecutivo, dos con la calificación de “otros consejeros externos” y dos dominicales (Stephan Ducharme y Karl-Heinz Holland en representación de LetterOne, máximos accionistas con un 29% del capital). De todos estos, solo tres son mujeres.

Los integrantes traen consigo una amplia experiencia, sobre todo en el mercado internacional. Provienen de una extensa variedad de campos de trabajo que van desde el sector tecnológico hasta los parques recreativos. Según la última memoria del grupo, las retribuciones que percibieron los consejeros oscilaron entre los 94.000 euros hasta los más de 900.000 que se embolsó el entonces consejero delegado Ricardo de Currás.

Los vínculos con la administración pública son escasos y no tienen que ver con el fenómeno de puertas giratorias en otras industrias. Ana María Llopis Rivera, la consejera y, hasta octubre de 2018, presidenta no ejecutiva de la compañía, formó parte desde abril de 2006 a enero de 2010 del consejo asesor del Ministerio de Administraciones Públicas dirigido primero por el socialista Jordi Sevilla y después por Elena Salgado (vicepresidenta y ministra con José Luis Rodríguez Zapatero). Esta venezolana es licenciada en Físicas y tiene un doctorado en Ingeniería de Ciencias de los Materiales. Entre sus logros está ser fundadora y consejera delegada de Openbank, tras lo cual formó parte del Órgano de Supervisión de ABN Amro.

Juan María Nin Génova, quien hasta su marcha del consejo de administración en junio figuraba como vocal en calidad de consejero externo, había sido director de programa del equipo que negoció la adhesión de España a la Unión Europea desde el 1978 hasta 1980. Además, fue director general tanto del Banco Santander Central Hispano como de “la Caixa”, así como consejero delegado en el Banco Sabadell, Criteria, y la propia CaixaBank y su fundación.

La asignatura del medio ambiente en DIA

bolsa, dia, supermercado

Era 2011 cuando el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero sacó la Ley de residuos y suelos contaminados, donde se instaba a los comercios a adoptar “las medidas necesarias para promover los sistemas más sostenibles de prevención, reducción y gestión de los residuos de bolsas comerciales de un solo uso de plástico no biodegradable y sus alternativas”. Y hecha la ley, hecho el negocio. Los supermercados, a la vez que se abanderaban defensores del medio ambiente, cobraban a los usuarios por las bolsas de la compra, hasta ese momento gratuitas. Ahora, ese recargo ha pasado a ser obligatorio tras la entrada en vigor el 1 de julio del Real Decreto 293/2018. Para hacerse una idea, en 2017 los Supermercados DIA facturaron 8,75 millones de euros por la venta de 175 millones de bolsas de plásticos reutilizables, según un estudio de merca2.com.

Pero no es la única tarea pendiente de las empresas de alimentación. Asistimos a unos tiempos donde, en pro de la comodidad, se dan ofertas poco respetuosas con el medio ambiente como la venta de frutas y verduras cortadas a medida y metidas en recipientes de plásticos. Como otros supermercados y comercios, también DIA se ha apuntado a la demanda de una clientela que no quiere molestarse en cortar los comestibles en casa y llevárselos listos para comer. Plátanos, pimientos, aguacates, lechugas… La lista es larga. Para frenar esta actividad, Greenpeace lanzó hace unos meses la campaña mundial #NoPlastic, que refleja cómo cada año más de 12 millones de toneladas de plástico llegan a los océanos.

Residuos generados en 2017

DIA hace un esfuerzo para reciclar los materiales que usa. Así, en 2017 el grupo usaba 66.657.644 kilos de papel y cartón, cuya totalidad fue reciclada. Por su parte, la cantidad de plástico aumentó hasta 5.435.567 kilos. En DIA aseguran que llevar esta filosofía de reciclar los residuos ha requerido una mayor inversión en la formación del personal tanto de tienda como de almacén y “el refuerzo de los procedimientos utilizados para la separación y la valoración de los residuos”. Grupo DIA, que en el ejercicio de 2016 destinó a inversiones medioambientales más de 6 millones de euros, logró reducir un 7% la basura generada en 2017. Aun así, un 32,6% de sus residuos no peligrosos continuó teniendo como destino final el vertedero. En cambio, el 91,64% de materiales peligrosos como pilas o fluorescentes sí fueron reciclados.

Durante los últimos años, la compañía no ha recibido “multas significativas” por incumplimiento de la legislación ambiental, según informa ella misma, y distintas organizaciones ecologistas confirman a La Marea que no les consta ninguna infracción. DIA, además, está presente en España en el Consejo de Administración de Ecoembes, al que destinó en 2016 cuatro millones de euros por la gestión del punto verde. En los dos últimos años la empresa consiguió una puntuación de A- en el Carbon Disclosure Project (CDP) por las acciones de reducción de emisiones y mitigación del cambio climático, así como “de transparencia en la publicación de sus resultados”.

Alimentos caducados y sobrantes

En cuanto a los alimentos que no son aptos para el consumo, afirman que son retirados por sus empleados y empleadas para su posterior valorización y destrucción. Sobre los productos que generan excedentes, ya sea por baja rotación, por campañas puntuales, o por ser productos estacionales, la empresa realiza desde 2009 entregas periódicas durante todo el año a la Federación de Bancos de Alimentos en España.

En 2017, DIA donó 808.900,5 kilos de alimentos, según su memoria anual. Del mismo modo, para los desperdicios alimenticios ocasionados, DIA asegura hacer hincapié en la prevención mediante “la inversión en sistemas de reaprovisionamiento y gestión de stocks, que permiten colocar en tienda solo el producto necesario y ligar las acciones comerciales a la fecha de caducidad del mismo”. Asimismo, apuestan por la vía de la concienciación, formando parte de la iniciativa liderada por AECOC, la asociación de empresas de gran consumo. Esta campaña tiene como objetivo dar a conocer “los esfuerzos que las empresas realizan para evitar el desperdicio alimentario e impulsar mejores prácticas de colaboración con el fin de ir disminuyendo el problema”.

El reto de la ecoeficiencia

Para la adopción de medidas encaminadas a la ecoeficiencia, el presupuesto ambiental de DIA asciende a 17.838.211 euros. A través de distintos sistemas y equipos técnicos, la cadena de alimentación logró evitar en 2017 la emisión de 7.786,88 toneladas de CO2 a la atmósfera y la reducción en la utilización de materiales en 1.074.461 kilos. Las cifras han aumentado respecto al pasado. Esto se debe, explican en DIA, a dos causas. Por un lado, consideran un factor clave el incremento de tiendas tras la compra de distintos espacios a los competidores. Por otro lado, acometer el nuevo modelo de convivencia de los DIA&GO les está llevando a incrementar los recursos energéticos y materiales. En ellos, afirman, existe una “predominancia de los frescos y nuevos servicios como asadores de pollos o máquina de zumos y café. entre otras”.

De la liga de baloncesto DIA a la alianza con Mercadona

dia, FEB, Garbajosa

La publicidad es un elemento fundamental para una cadena de supermercados que intenta persuadir a consumidores y consumidoras de que su oferta de productos es la más atractiva en precio y calidad. La empresa responsable de los anuncios televisivos de DIA actualmente es la agencia norteamericana, con presencia en España, Leo Burnett, conocida por los últimos spots de Lotería de Navidad. También disponen de una agencia de medios, Initiative, encargada de la estrategia y compra global de medios, en cuya cartera de clientes figuran Amazon, CEPSA, Warner Bross o Turkish Airlines.

El eslogan más conocido de DIA en los últimos tiempos es Calidad y precio están muy cerca, que resume a la perfección el posicionamiento del grupo. Porque DIA es, sobre todo, proximidad, el súper del barrio. Su anterior lema –Si pagas más es porque quieres– apuntaba únicamente al factor precio.

Grupo DIA, según un informe de InfoAdex recogido por FoodTrail, invirtió en 2017 un total de 8,5 millones de euros en publicidad y marketing.

Patrocinadores oficiales de la liga femenina de baloncesto

En 2016, la cadena de alimentación firmó su primer patrocinio deportivo con la Federación Española de Baloncesto, presidida ahora por el exjugador Jorge Garbajosa. El objetivo de la alianza, según DIA, es “impulsar los valores que ambas entidades comparten”. Dicho acuerdo incluía además el logo de los supermercados en los pantalones de las jugadoras del combinado nacional, uniéndose así al programa Universo Mujer de la FEB.

La relación entre ambas entidades se ha ido ampliando con los años hasta culminar en septiembre del año pasado con Grupo DIA dando nombre a la Liga nacional de baloncesto femenina. Durante la presente temporada 2018/2019 y la siguiente adoptará el nombre de Liga DIA, coincidiendo con la retransmisión íntegra de los partidos por primera vez a través de Teledeporte. No se han revelado los detalles de este contrato.

De España a Europa: los lobbies de DIA

Competidores en la calle, aliados en los despachos. En 2017, Grupo DIA y Mercadona unieron fuerzas para formar el grupo de interés ASEDAS (Asociación de Empresas de Supermercados), que representa un 67,6% de la superficie de venta de alimentación a través de sus 19.500 tiendas. La otra gran patronal, rival con un 16% de cuota de mercado, es ACES (Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados), en la que participan Lidl, Carrefour, Eroski, Simply y El Corte Inglés.

ASEDAS, registrada en la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) tiene como finalidad “la representación, la promoción y la defensa de los intereses de sus empresas asociadas ante las administraciones públicas, los organismos sociales y las entidades privadas”. Su actual director general es Ignacio García Magarzo, quien cuenta con un pasado en el sector público. Fue subdirector de Legislación y Ordenación Normativa en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, y anteriormente Jefe de los Gabinetes Técnicos de las Subsecretarías de Industria y Energía y Ciencia y Tecnología, ambos puestos con José María Aznar en el poder.

En cuanto a la presidencia, el puesto está ocupado por José Pedro Pérez-Llorca Rodrigo, exministro de Asuntos Exteriores con el presidente Adolfo Suárez, y uno de los tres padres vivos de la Constitución española. El que fuese impulsor de la entrada de España a la Unión Europea es el creador del despacho de abogados Pérez-Llorca, uno de los más grandes e importantes del país. Además de ocupar numerosos sillones en varias de las empresas más potentes a nivel nacional y miembro fundador del PP en 1976, actualmente, es presidente del Real Patronato del Museo Nacional del Prado.

Del mismo modo, DIA cuenta con un grupo de representación ante la Unión Europea inscrita con su propio nombre, Distribuidora Internacional de Alimentación. La persona responsable jurídicamente es Miguel Ángel Iglesias, vicesecretario de su Consejo de Administración. También figura Nieves Álvarez, directora de Relaciones Externas presente en todos los lobbies que tiene la cadena de alimentación.

DIA: otra empresa española bajo control extranjero

Mikhail Fridman, dueño de Letterone, máximo accionista de Día

DIA es una de las marcas más conocidas por el público en España gracias a su gran presencia en todos los rincones durante décadas. Sin embargo, la empresa hoy está controlada por grandes inversores extranjeros que están cambiando sus posiciones en el capital con frecuencia. Al cierre de este dossier se estaba pendiente del próximo movimiento del multimillonario ruso Mijaíl Fridman que elevó su participación en DIA al 29% a finales de septiembre. Con el 30% LetterOne, la empresa inversora del magnate ruso, estaría obligado a lanzar una oferta pública para el resto de las acciones.

LetterOne Investment Holdings SA: 29,001%

LetterOne, radicada en Luxemburgo, centra sus operaciones en las telecomunicaciones, la tecnología, el sector energético y la distribución. Fridman entró como accionista de DIA en julio de 2017, y en poco más de un año ha elevado su participación al 29%, muy próximo al 30% que les obligaría a realizar una OPA. Aunque hace unos meses la compañía afirmaba no tener intención por el momento de llevar a cabo dicha operación, lo cierto es que actualmente esa realidad está más cerca que nunca.

LetterOne fue creada en 2013 por Fridman, un multimillonario nacido en Ucrania cuyo patrimonio de 15.000 millones de dólares le coloca entre los 100 hombres más ricos del mundo, según la revista Forbes. DIA no es la única cadena de supermercados que controla. EL ruso también es el máximo accionista de X5 Retail, apodado el ‘Mercadona ruso’. El magnate controla la cadena de alimentación a través del holding Alfa Group, uno de los mayores ‘holdings’ financieros de Rusia, fundado a raíz de un pequeño banco privado tras la caída del Muro de Berlín y de la URSS. Además, LetterOne figura como dueña de Holland & Barrett, una cadena de alimentos saludables y vitaminas que facturó 624 millones de euros en 2016, tras adquirirla Fridman por 1.800 millones de dólares.

Mijaíl Fridman, ingeniero metalúrgico de formación, comenzó su andadura profesional vendiendo productos de limpieza y alquilando pisos a extranjeros. Más tarde daría el paso de fundar su propia compañía, Alfa Eco, junto a German Khan y Alexei Kuzmichev, hoy también multimillonarios. Posteriormente crearía Alfa Bank, el mayor banco privado de Rusia. No obstante, fue con la petrolera TNK, la tercera empresa más grande del país –y responsable de fletar el Prestige-, con la que Fridman dio el pelotazo definitivo al vender el 50% de la empresa a su competidor Rosneft, el gigante estatal ruso, por 28.000 millones de dólares.

Fridman es un hombre conocido no solo por su dinero, sino por los múltiples frentes que mantiene abierto con la Justicia. La empresa de telecomunicaciones VimpelCom –ahora Veon-, una de sus grandes corporaciones, está actualmente colaborando con la Justicia estadounidense después de que en febrero de 2016 fuera sancionada con 835 millones de dólares por pagar sobornos al expresidente de Uzbekistán. VimpelCom tiene una participación en el Grupo Zed de la familia española Pérez-Dolset. Esta sociedad, con un consejo de administración en el que se sentaba, entre otros, la familia Lara (Grupo Planeta) y Botín (Banco Santander), terminó en concurso de acreedores y con acusaciones de sobornos, detenciones, supuestos desvíos de millones de euros a familiares de miembros del Gobierno de Putin y una investigación por parte de la Fiscalía Anticorrupción española en colaboración con las autoridades de Estados Unidos, Holanda y Noruega.

En noviembre de 2016, tras las últimas elecciones que auparon a Donald Trump a la Casa Blanca, Alfa Bank fue acusado en numerosos medios de EEUU de estar detrás de los supuestos ataques a los servidores de Hillary Clinton. Fridman rechazó estas acusaciones en un comunicado. Así, el último el último revés para el oligarca llegó también desde el país americano. El Departamento del Tesoro le incluyó en el informe Kremlin, una lista negra donde figuran personas próximas a Vladimir Putin sospechosas de haber amasado su fortuna en los últimos años a costa de esta relación y que lleva consigo investigaciones y posibles sanciones.

Entre los otros grandes accionistas de DIA se encuentran algunos sospechosos habituales de los mercados financieros:

The Goldman Sachs Group, INC: 16,123%

Al igual LetterOne, el banco de inversiones estadounidense ha aumentado de manera progresiva su presencia en el accionariado de la cadena de supermercados. De ésta destaca que solo controlan, de manera directa, un 3,55% del capital. El resto, en torno al 10%, lo gestionan a través de instrumentos financieros.

Baillie Gifford & CO: 4,923%

Fondo independiente de inversión con sede en Edimburgo (Reino Unido). Está operado por 44 socios y cuenta con 769 empleados. Los activos gestionados por esta entidad superan los 177.600 millones de libras. Aunque desde hace tres años la compañía no realizaba ningún movimiento, desde la vuelta de verano han realizado varios movimientos hasta quedarse en el porcentaje actual.

Société Générale: 4,889%

Es una de las principales empresas europeas de servicios financieros. En cuanto a su participación en DIA, a pesar de haberse situado a la baja en los últimos años, su parte del pastel se ha visto agrandada en los últimos meses hasta situarse en casi un 5% del capital total.

Norges Bank: 3,871%
El banco central de Noruega es uno de los fondos de inversión más grande del mundo. Con fuerte presencia en diversos negocios de nuestro país, su porcentaje de capital en la cadena de supermercados ha ido variando en los últimos tiempos, oscilando entre el 4% y el 5%, hasta rebajar sus pretensiones en octubre tras el desplome en bolsa.

LSV Asset Management: 3,003%
La gestora norteamericana, con un capital ligeramente superior al umbral del 3%, completa la lista de inversores obligados a hacer pública su participación en  DISTRIBUIDORA INTERNACIONAL DE ALIMENTACIÓN (DIA).


*Datos actualizados el 19 de octubre de 2018.