dia, empleada, franquiciadaFranquiciada de Supermercado DIA. Foto: Grupo DIA

La otra cara de trabajar en DIA

Grupo DIA tenía al cierre de 2017 una plantilla de más de 67.600 personas distribuidos en cuatro países: España, Portugal, Brasil y Argentina. La mayoría trabaja en los supermercados y tiendas en España. DIA asegura que el 90% de los contratos en todo el grupo son indefinidos y que la plantilla al completo está amparada por un convenio colectivo, ya sea de empresa, como ocurre en España (en vigor hasta finales de 2018), o sectorial en el caso de Portugal, Argentina y Brasil. Por convenio, el salario base mínimo para el año 2018 en España es de unos 14.660 euros, ligeramente por encima del salario mínimo de 14.440 que marca el convenio colectivo del sector de grandes almacenes.

Pero estos datos no incluyen a la fuerza laboral que trabaja para el grupo “bajo regímenes contractuales distintos”, como admite la propia multinacional en su memoria anual. Se trata sobre todo de los empleados en los “distribuidores logísticos y la función de compras”, ya que la multinacional externalizó “alguna de sus funciones en 2017”.

Aarón Benigno fue un trabajador subcontratado por DIA en el centro logístico de El Puerto de Santa María (Cádiz). La empresa auxiliar que lo contrató se llama Samsic Iberia, encargada del servicio de limpieza y de recogida de palés en el almacén del grupo. A comienzos de 2017, Benigno junto con varios trabajadores de Samsic en DIA formaron una sección sindical de la CNT (Confederación Nacional del Trabajo). “No nos pagaban las horas extras, no nos daban días de descanso ni la ropa de trabajo”, denuncia a La Marea. Benigno y sus compañeros llegaron a convocar una huelga y se sentaron a negociar “hasta que nos echaron a cuatro por reclamar nuestros derechos” en septiembre de 2017. Tres de los cuatro despedidos eran sindicalistas de la CNT.

Para Beltrán Roca, secretario de CNT El Puerto de Santa María, se trata de represión sindical y una vulneración de derechos fundamentales. Salarios muy bajos, enfermedades laborales y trabajo bajo “mucha presión” eran las condiciones laborales en la contrata de limpieza, según Roca.  Actualmente CNT mantiene dos delegadas sindicales en el centro logístico gaditano pero “son muy presionadas”, asegura el sindicalista. “A una, el superior le dijo que quería contar con ella pero a cambio tenía que borrarse del sindicato y renunciar a la reducción de jornada por cuidados de menores. Ella se negó y como represalia le quitaron muchas de sus funciones”, relata Roca.

La precarización del trabajo se ha trasladado también al personal de seguridad subcontratado a Prosegur: “Antes había vigilantes de seguridad con licencia de armas y ahora han metido a auxiliares de seguridad con contratos superprecarios, que trabajando de lunes a domingo cobran poco más del salario mínimo con turnos de 24 horas”, explica M.J.G. Prosegur afirma no poder comentar el supuesto paso de vigilantes a auxiliares por confidencialidad y remite a la propia DIA al respecto. Sobre las condiciones laborales, la compañía aclara que cumplen con el convenio colectivo del sector.

Los sindicatos atestiguan “una cierta mejoría a lo largo de los años” en la situación en la cadena de supermercados, según afirma Ángeles Rodríguez, coordinadora de Comercio en la Federación de Servicios de CCOO. “Ya no nos despiden a todos los que firmamos la candidatura. Alguno conseguimos que se quede”, explica con sorna. A pesar de la mayor libertad sindical, Rodríguez denuncia un empeoramiento de las condiciones laborales en el día a día pese a que el convenio laboral se mantiene.

A mediados de octubre, los dos sindicatos vascos, ELA y LAB, convocaron un paro de 24 horas en las tiendas de DIA en Vizcaya en protesta contra las malas condiciones laborales de una plantilla, compuesta en un 80% por mujeres. Las centrales vascas denuncian que la empresa “aún sigue practicando la política del miedo: despidos, flexibilidad absoluta en las jornadas laborales, sobrecargas de trabajo, horas extras no reconocidas, y herramientas de trabajo deficientes que ponen en peligro su salud día tras día”. En concreto, se quejan de la precarización en las nuevas tiendas bajo la marca DIA&Go que “dificultarán aún más la conciliación familiar y social de las trabajadoras”.

Aurora van Echelpoel hace cuatro años que dejó de trabajar en DIA pero afirma tener todavía secuelas físicas del trabajo repetitivo que hizo, tanto de reponedora como en otros puestos. Esta belga, afincada en Jerez, trabajó en varios supermercados de la ciudad gaditana durante seis años. Además, es la actual secretaria de CNT Jerez. Madre soltera, tras reincorporarse después de un accidente laboral en el que se fracturó un pie, a van Echelpoel le hicieron firmar un papel en el que pedía bajar horas. “Lo firmé porque sabía que si no lo hacía me quedaba sin trabajo. Comenzó el acoso. Me daban horarios incompatibles con el cuidado de mi hija. Tuve que pedir la reducción de jornada y me quedé ganando menos de 500 euros”, cuenta.

Las horas extras no pagadas constituyen otra irregularidad que la anarcosindicalista señala. “Siempre te hacen trabajar más horas. Al final acabas saliendo una hora o una hora y media tarde y no te vas por no fastidiar a tu compañero”. Su activismo sindical tuvo represalias, siempre según versión: “Cuando supieron que estaba metida en la CNT fui la primera en salir a la calle”, aunque reconoce que despidieron a toda la plantilla porque iban a franquiciar la tienda.

En cambio, FETICO, el sindicato mayoritario tanto en DIA como en todo el sector de grandes superficies, tiene una visión más optimista de la situación que CCOO y CNT. Antonio Pérez Rodríguez, su secretario general, recuerda que “hay un convenio colectivo firmado” por todos los sindicatos con representación en DIA (FETICO, CCOO y UGT). “Más allá de los problemas cotidianos o diarios de un sitio concreto el marco laboral está asentado”, remarca. Para FETICO, las condiciones laborales “son buenas aunque puede haber incumplimientos, pero la norma marco está perfectamente clara”.

Pérez recuerda que en los años más duros de la crisis se firmaron convenios en el sector del comercio que incluían una congelación salarial, pero ese “no fue el caso de DIA”, donde los salarios han crecido todos los años “rodando el 1% y el año que viene tocando el 2%”. Pérez apunta a una mayor subida salarial en 2019 pese a que el convenio actual caduca el 31 de diciembre de 2018 y todavía no hay firmado un nuevo acuerdo para 2019.

La complicada situación bursátil y financiera que atraviesa la multinacional se deja notar en los supermercados, cree Sonia Argüelles, extrabajadora de DIA y secretaria general de la Organización Sindical MAYSA (sindicato presente en comercios de Cantabria), que ve un empeoramiento de las condiciones laborales. Uno de los principales problemas que Argüelles percibe, al menos en Cantabria, es la existencia de tiendas DIA con solo una trabajadora. Esta falta de personal se traduce en un incremento de robos porque “entran a robar antes ahí” que en establecimientos con personal de seguridad. CCOO también ha comenzado una campaña en Clarel, la cadena de tiendas de belleza y hogar del grupo, para que no haya establecimientos con “solo una persona que lo haga todo”.

Frente a lo señalado por CCOO, CNT y MAYSA, el sindicato mayoritario FETICO no ve un empeoramiento de las condiciones laborales del grupo. “La situación bursátil es cuestión de los que tienen las acciones. No afecta a ninguna situación económica que suponga expedientes ni modificaciones sustanciales. No está afectando a nada”, sentencia Pérez.

Otro aspecto del funcionamiento de DIA que ha generado quejas del personal entrevistado por La Marea es el sistema de primas e incentivos. M.J.G, antigua auxiliar administrativa de la empresa, denuncia que la plantilla de oficina de los centros logísticos está “fuera de incentivos de productividad”. Su excompañero Juan José explica que el sistema de incentivos antes era “más equitativo” porque “era directamente proporcional a lo que tú hacías”. Hasta que, cuenta el exempleado, la empresa decidió controlar el gasto de primas.  “el trabajador que más hace le quita el incentivo al trabajador que hace menos”. “Se suele castigar a la gente en puestos de trabajos con poca productividad”, opina Beltrán Roca, secretario de CNT. “Hay mucho malestar porque no son justos”, añade.

El secretario general de FETICO tiene otra visión de este asunto: “Cualquier mejora de un sistema de primas mete más dinero en el sistema. No hemos firmado jamás un sistema de primas que meta menos dinero en el sistema. Lo que no puede hacer un sindicato nunca es determinar a quién le corresponde. Nunca se va a incentivar cuanto menos saques más te pago. No le quitan los que más producen a los que menos producen. Cada uno sabe dónde tiene que llegar para cobrar más. La globalidad de los trabajadores opina que es mejor” de esta manera, explica Pérez a La Marea.

Preguntado sobre el sistema de primas, DIA remite a lo publicado en su memoria anual, donde asegura contar con “mecanismos de evaluación del desempeño para el 100% de la plantilla que difieren y se adecuan en función del cargo y puesto”. Respecto a las acusaciones lanzadas por trabajadores y sindicatos, la compañía defiende que “no podemos entrar a valorar declaraciones de nadie porque no terminaríamos nunca”. Sobre su relación con los diversos sindicatos que están representados en DIA, la empresa afirma que es “la habitual” y “la correcta”.

Siniestralidad

Uno de los aspectos de los que más presume DIA es la prevención de riesgos laborales. En su memoria anual lo considera el primer indicador para medir su calidad como empleador. Con un 0,53% de número de horas perdidas por accidente laboral en todo el grupo, la compañía subraya este “porcentaje bajo para las características del trabajo en tiendas y almacenes”.

Un vistazo a los cuatro países en que opera DIA muestra que la tasa de accidentes es varias veces mayor en España y Portugal (entre 0,463 y 1,04) que en Argentina y Brasil (entre 0,001 y 0,184). “En cada país donde el grupo opera se garantiza que todos los empleados están formados en seguridad y salud en su puesto de trabajo”, sostiene la empresa.

Supermercados DIA, DIA, extrabajador, centro logístico
Imagen cedida por un extrabajador que muestra una salida de emergencia bloqueada en el centro logístico de El Puerto de Santa María (Cádiz).

En su memoria, el Grupo DIA recoge en su memoria de 2017 un total de  1.820 accidentes laborales que implicaron una baja en España. Esto supone el 72% de los accidentes a nivel global del grupo, un alto porcentaje teniendo en cuenta, además, que España representa el 56% de todas las horas trabajadas anuales de la multinacional.

CONTINUAR LEYENDO

¿Sabes que ‘La Marea’ rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

MÁS ARTÍCULOS DE Laboral

FETICO (Federación de Trabajadores Independientes del Comercio) es una federación de sindicatos “independiente” que nace en 1979 en un contexto… Leer más

Fermín Grodira


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.