subvenciones IndraFLICRK / Licencia CC BY-NC 2.0

Investigar en armamento con el dinero de ayuntamientos, ministerios y de la Unión Europea

Más de 40 millones de euros en gastos de desarrollo de productos de Indra en 2018 fueron con cargo a subvenciones otorgadas por administraciones públicas. En 2017 fueron 31,5 los millones de euros en gastos de desarrollo subvencionados, según las cuentas consolidadas de Indra.

En la mayoría de los casos, estos gastos subvencionados están dirigidos al desarrollo de proyectos que después pondrán en venta. Muchos de ellos van dirigidos al ámbito de tráfico aéreo —11,2 millones de euros en 2018 y 7,9 millones en 2017—, a transportes —8,2 millones de euros en 2018 y 5,3 en 2017— y defensa y seguridad —6,8 millones de euros en 2018 y 9,6 millones en 2017—.

El total de subvenciones recibidas por el gigante tecnológico es difícil de concretar. En las cuentas de la entidad aparecen en varios apartados con diferentes cifras. En 2018, el apartado de subvenciones, donaciones y legados recibidos presentaba en las cuentas del ejercicio una cifra de 5,9 millones de euros. En las mismas cuentas, las subvenciones y donaciones imputadas al patrimonio neto fueron por 10,7 millones de euros, cifra a la que se sumarían 863.000 euros en subvenciones para actividades de formación e investigación.

En otro apartado, sin embargo, aparece una nueva cifra relacionada con las subvenciones recibidas: los gastos de desarrollo subvencionados, que ascendían a 40 millones de euros. A esto se añaden, en otro epígrafe, los préstamos transformables en subvenciones —que en 2018 se contaron en otros 21,6 millones de euros— y los préstamos de instituciones públicas no convertibles en subvención, que en el mismo año sumaron otros 73,5 millones de euros y de los que la mayoría son a interés cero —solo 9,8 millones del total fueron a tipo de interés de mercado—.

Ni en las páginas de instituciones oficiales, como el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), dependiente del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, aparecen los importes de las ayudas dadas. Tampoco en la propia web de Indra, a pesar de estar especializada en tecnologías de la información y comercializar productos de open data, hay datos actualizados —por el contrario sí permanecen redirecciones a páginas web que actualmente ofrecen contenidos de pornografía, como la URL del proyecto Simaula—ni exhaustivos sobre las ayudas públicas que la misma empresa recibe. Ni siquiera los importes recibidos por Indra en ninguno de los programas listados. 

En el buscador de proyectos de la web de Indra aparecen 227 proyectos en los que ha recibido financiación pública desde 2008 —hasta el 25 de septiembre de 2019, última fecha de visualización—. Según los distintos documentos oficiales, referencias en páginas web institucionales y algunos artículos de prensa publicados sobre cada uno de los proyectos, estos habrían contado con subvenciones por más de 144.6 millones de euros.

De 84 de estos proyectos no se ha encontrado ninguna referencia al importe de la subvención recibida. A estos 231 proyectos se suman al menos otros 73 que no aparecen en el buscador de Indra, pero sí en documentos oficiales, que fueron pagados por distintas administraciones públicas en esos mismos años por importes que sumaron otros 40,3 millones de euros. 

¿Quién da las subvenciones y ayudas?

La Unión Europea es la principal subvencionadora de Indra, con 8,2 millones de euros para proyectos de desarrollo solo en 2018, a los que se le suman otros 835.000 euros para gastos de actividades de formación e investigación, otros 15,3 millones de euros en préstamos convertibles en subvenciones y 483.000 euros más en préstamos en condiciones ventajosas, según aparece en las cuentas de la entidad. 

En la web del Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo (CORDIS) aparecen hasta 109 subvenciones otorgadas a Indra desde el año 2008. Hasta 45 de ellas no aparecían en el buscador de proyectos de Indra en el momento de publiar este artículo, la mayoría relacionadas con los programas PJ sobre tráfico aéreo, que en 2016 sumaron cerca de 28 millones de euros. Entre todas las subvenciones procedentes total o parcialmente de la Unión Europea encontradas suman más de 84,4 millones de euros desde 2008

Entre ayudas a fondo perdido y a devolver, la Unión Europea facilitó a Indra, solo en 2018, cerca de 24 millones de euros. Un buen pellizco por el que la empresa ha invertido también en tiempo y dinero. Según el proyecto LobbyFact, impulsado por Corporate Europe Observatory y LobbyControl, desde 2014 hasta 2017 Indra invirtió entre 900.000 y 999.999 euros anuales en hacer lobby en la Unión Europea y tiene a seis personas inscritas como lobistas en las instituciones europeas. En 2017, las personas que hacen presión para Indra mantuvieron hasta 12 reuniones con representantes de la Comisión Europea.

El CDTI es el organismo español que más dinero ha derivado a Indra. Solo en 2018 sumó 1,8 millones de euros en subvenciones de gastos de desarrollo, 3,9 millones de euros más en préstamos transformables en subvenciones y otros 57 millones de euros en préstamos en condiciones ventajosas —de los que al menos 47,2 millones son a interés cero—. Las subvenciones encontradas desde 2008 con cargo al CDTI ascienden a 55, pero solo se ha podido localizar el importe en 12 de ellas. La de mayor importe, Seduce, por 20 millones de euros, tenía como objetivo desarrollar una tecnología de detección de explosivos.

La compañía no ha respondido a las preguntas y las peticiones de información realizadas por este medio.

CONTINUAR LEYENDO

¿Crees que este artículo se podría publicar sin…

la independencia que nos da ser un medio financiado por personas críticas como tú? En lamarea.com no dependemos de anuncios del Ibex35, ni de publirreportajes encubiertos. No es fácil, pero desde 2012 estamos demostrando que es posible.

Lamarea.com está editada por una cooperativa que apuesta por el periodismo de investigación, análisis y cultura. Y que cuenta con una #AgendaPropia. Llevamos años hablando de otro modo de la crisis climática, de feminismo, de memoria histórica, de economía, del auge del neofascismo… Podemos hacerlo porque miles de personas se han suscrito a nuestra revista o avalan nuestros proyectos. Ahora puedes unirte a esta comunidad.

Haz una donación

Ter García

Ter GarcíaRedactora y miembro del colectivo editor de El Salto. Entre 2012 y 2016 formó también parte del colectivo editor de Diagonal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.